EL ARTE SIEMPRE ESTÁ PRIMERO: ENTREVISTA A WESTERMAN

Con nuevo disco bajo el brazo, el joven músico nos muestra lo que es estar al servicio del arte y de los demás durante esta pandemia

Hoy en día pocos artistas pueden combinar un sonido moderno manteniendo su integridad artística y darle prioridad a lo que dicte la música. Westerman no es la excepción. El músico inglés lanzó el pasado junio su primer disco, Your Hero Is Not Dead, una pieza que mezcla electrónica y folk donde lo principal es la canción. En esta entrevista con SPE, nos cuenta sobre el proceso de grabación haciendo música «a la antigua».

¿Qué estuviste haciendo durante este tiempo en cuarentena? ¿Has estado escribiendo nueva música o aprendiendo algo nuevo?

Westerman: No estuve haciendo mucho los últimos días honestamente [risas], pero hasta hace unas semanas fui voluntario en un hospital local durante los primeros dos meses de la pandemia. Ahora todo parece bajo control y mucho mejor aquí en Londres y en todo el Reino Unido. Aunque no sé qué pasará en el futuro, fue muy bueno para mí poder sentirme un poco menos inútil. Es una sensación extraña cuando está todo mal y te dicen que te quedes en casa y no hagas nada. Estoy contento de haber podido hacer algo para ayudar de alguna manera. Por otro lado, hice un curso académico breve sobre economía, estuve aprendiendo a tocar mejor el piano y a grabar por mi cuenta. Trato de mantenerme ocupado.

Hablemos de Your Hero Is Not Dead, tu lanzamiento más reciente. ¿Cómo fue recibido el álbum hasta el momento? Un mes después, ¿cuales son tus reflexiones sobre él?

W: Es algo difícil de medir, siempre me cuesta un poco porque todo es digital y virtual en este momento; me resulta complicado entender eso porque solamente son números en una pantalla [se ríe tímidamente]. Fue un proceso de mucho trabajo y estas circunstancias en las que fue lanzado nadie las anticipó, pero estoy feliz que haya salido. Recibí muchos mensajes de la gente y de amigos diciendo que disfrutaron mucho el disco. Es un alivio poder soltarlo, y no digo esto porque no esté orgulloso de él, sino porque ahora me resulta más fácil pensar cuál será mi siguiente paso y decirle adiós por completo a lo último que hice.

 

“LA COMPOSICIÓN DEL ÁLBUM FUE EL PERÍODO MÁS LARGO QUE TUVE DE TOTAL CONCENTRACIÓN Y CREACIÓN EN MI VIDA, Y QUISIERA REPETIRLO”

 

¿Has notado alguna diferencia en lanzar el álbum en este contexto en comparación a hacerlo cuando no había una pandemia?

W: Creo que una de las cosas más extrañas de lanzar música, sea en pandemia o no, es que la creaste en otro momento; hay un tiempo entre que terminás el disco y lo sacás. Por experiencias previas, me resulta difícil adivinar cuál será la respuesta del público o cómo van a reaccionar a lo que hice. Nunca lancé un álbum antes (recordemos que ya contaba con dos EPs), así que no lo sé, pero es un tiempo raro para hacerlo y no poder tocar es una gran decepción. Hubiera sido agradable ver la reacción de la gente con las canciones, pero será complicado para todos los que saquemos música al menos por un tiempo más. Somos varios los que estamos en el mismo barco.

“HACE POCO ALGUIEN ME DIJO QUE ES ALGO YA PASADO DE MODA HACER ÁLBUMES. PERSONALMENTE, ES UN FORMATO QUE ME GUSTA MUCHO”

 

Grabaste el LP en Londres y en Lisboa. ¿Por qué elegiste esas ciudades?, ¿sentís que le dieron una vibra o sonido diferente?

W: En realidad, fue grabado en la costa sur de Portugal, en Algarve. Mi amigo Nathan Jenkins, el productor, se mudó a Lisboa hace unos tres años, así que estuve visitándolo y grabando algunas cosas allí. Cuando comenzamos a planear el disco, tenía sentido hacerlo en algún lugar en Portugal, entonces alquilamos una casa, armamos el estudio en el living y estuvimos viviendo en ese ambiente creativo muy especial. Es el período más largo que tuve de total concentración y creación en mi vida, y sin duda es algo que quisiera repetir. Creo hay algo muy bueno en ir a un lugar a hacer un trabajo específico sin distracciones, solo para hacer música. Es algo que siempre quise hacer y fue una muy buena experiencia.

En cuanto a si suena diferente por haberse hecho en Portugal, creo que sí. No es un sonido preciso y perfecto como en un estudio. Hay una calidez que viene de dónde y cómo grabamos. Además, mucha de la música la escribí mientras estaba allí. Yo siempre creo que el ambiente donde estás cambia la manera en la que tu mente trabaja creativamente.

¿Cuáles fueron tus mayores influencias para este disco?

W: No estoy seguro. Nunca fui alguien de agarrar música que ya existe y usarla como base. Nathan y yo tenemos gustos parecidos musicales: nos gusta mucho el folk experimental, artistas como John Martyn y Richie Thompson, así como también el art pop de los ‘80 de bandas como Talk Talk, The Blue Nile. No fue una decisión imitar esos sonidos, pero son los más prominentes a salir cuando nos juntamos a trabajar. Sí tenía una idea de cómo quería que se sienta escucharlo, quería que haya cierta narrativa; si bien son canciones individuales, quería que haya algo consistente entre todas que las uniera. Hace poco alguien me dijo que es algo ya pasado de moda hacer álbumes. Personalmente, es un formato que me gusta mucho. Estaba pensando en discos que me gustan como Pink Moon (1972) de Nick Drake, East of Eden… Perdón, Garden of Eden (2004) de Paul Motian. Me confundo con mi libro favorito [se ríe a carcajadas].

Hace poco te hicieron una nota en Pitchfork donde dijiste que ‘God Only Knows’ de The Beach Boys es una canción que deseás haber escrito vos. ¿Hay alguna otra canción con la que te pase lo mismo?

W: Cuando me entrevistaron estaba entre dos y elegí esa porque es más alegre y universal. La otra que siempre deseé haber escrito es ‘Ambulance Blues’ de Neil Young. Creo que lo mejor de ese tema es la letra porque crea un mundo muy vívido, pero es medio sombría, así que elegí la otra, sobre todo por este momento en plena pandemia.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *