DOZER: “CON DUKI VAMOS POR CAMINOS MUY DIFERENTES”

Humilde y grandilocuente, no se conforma con explotar venues si no puede generar cambios positivos en la sociedad

De los trenes al escenario, Juan Matías Varela, mejor conocido como Dozer, se consagró como el campeón argentino de freestyle en la final de la Red Bull Batalla de los Gallos de 2018. Fue reconocido por mantenerse siempre fiel a sus valores y por su respeto, y era exactamente lo que UNICEF estaba buscando para el proyecto Concurso de Rap Digital, donde se les da la oportunidad a los jóvenes de expresarse y, a la vez, aprender sobre los peligros de internet como la huella digital, el grooming, el sexting y el cyberbullying. SPE entrevistó al artista sobre esta iniciativa y cómo sigue evolucionando en su carrera habiendo llegado a la cima.

¿Cómo te encontraste con el rap como una herramienta de concientización?

Dozer: Agarré el tema de la música cuando era chiquito, a los 14 o 15 años. Escribir rimas y hacer freestyle me sirvió para hacer catarsis de todas las cosas malas que pasé, porque me permitió expresarme como no podía hacerlo en la realidad de la escuela. El rap me sirvió para sacarme todo eso malo que me habían tirado en la vida, ya sea bullying o acoso escolar. Vi que allí se podía dar un buen mensaje, porque yo no quiero ser como el que me trataba mal cuando era chiquito, sino marcar la diferencia desde otro lugar.

Empezaste haciendo freestyle en la estación de tren Roca. ¿Sabías que querías vivir de esto en ese entonces?

D: Yo quería llegar lejos, pero mi concepto de hacerlo no era llenar un estadio con miles de personas, sino poder afectar la vida de la gente siendo amable y respetuoso. Yo pienso que llegar lejos es poder ser el ejemplo a seguir de cada persona que te cruces, y eso lo hacía en el Roca. En los trenes era heavy porque quizás nadie me escuchaba o los vendedores ambulantes me echaban a patadas, pero yo no me olvido cuando una anciana me daba cinco pesos; eso queda en mi corazón. He pisado muchísimos escenarios, tantos que perdí la cuenta, pero ninguno me dio la felicidad que me daba la anciana de los cinco pesos cuando estaba triste, porque me sentía valorado por lo que hacía.

 

“Yo perdí batallas, pero nunca perdí mis ideales”

 

Ahora que tenés una voz pública, ¿sentís que tenés una responsabilidad de visibilizar temáticas como las que tratás en el Concurso de Rap Digital?

D: Sí, y me parece muy importante hacerlo ahora en cuarentena porque la inseguridad se da sobre todo en la web: todos tus datos están ahí porque nadie sale a ningún lado. Me da orgullo poner la cara para este tipo de temas y decir: “Valorate, cuidate, cuidá tu huella digital”. Los adolescentes quizás no tienen tanta conciencia del peligro hasta que les pasa algo malo, y por eso está re bueno que el movimiento rapero esté involucrado. También me parece que es momento de que los raperos usemos nuestra voz para concientizar, no solamente ser «batalleritos» y bardear al que se te para en el escenario. Cuando veo los mensajes de los traperos conocidos, pienso: “Loco, ¿estos eran los que estaban peleándola conmigo?”, porque los desconozco muchas veces. El mensaje de la droga o de la adicción te da el impulso para pegarla, pero no es la realidad ni lo que hace crecer al que escucha. Hay muchas cosas en la vida para compartir y por eso lo amo a Paulo Londra, por ejemplo, porque no te dice que si no descorchás un ron Havana Club no sos real. Hay gente que apenas se paga la Manaos, ¿quién habla por esa gente? Nosotros como generación tenemos que influir para bien. A mí me ceba mucho Duki y cuando sacó su primer tema le dije: “Amigo, cuánto flow”, porque es cierto que tiene mucho talento, pero, como me dijo él cuando me respondió el mensaje, vamos por caminos diferentes.

 

“Me subo al escenario, miro a la gente, y lo veo todo en cámara lenta, muy Matrix”

 

Sos una persona que tiene sus valores muy claros. ¿Creés que en la batalla  sobre la despenalización del aborto contra Roma te jugaron en contra?

D: Yo tengo un lema que siempre digo en todos lados y es “nunca voy a debatir sobre el aborto en una batalla de rap”. Es un 4×4, tenés segundos para responder y vos en un segundo no podés opinar de un tema tan delicado. Además, atacás al otro desde la agresividad porque no deja de ser una batalla. A veces por querer ganar perdés el respeto. Yo perdí mis batallas, pero nunca perdí mis ideales, y eso hizo que gane el respeto de la gente. Pero acá fue todo al revés: quise ganar tanto que perdí. No lo justifico, pero ese momento fue como un éxtasis, se me detuvo el tiempo. No le quiero faltar el respeto a la gente que apoya al aborto, tienen sus razones para apoyarlo y capaz yo estoy confundido. Por un lado, creo que estuve equivocado yo por hablar de ese tema, pero también pienso que la votación fue más por una cuestión ideológica que por el desempeño.

Recién mencionabas que cuando rapeás estás como en un momento de éxtasis. ¿Cómo funciona eso?

D: Algo que yo guardo mucho es el deseo. Nunca me vas a ver hablando mucho antes de una batalla. Creo que el rap también es un arte por eso, porque requiere de tu concentración, tu deseo, tu calidad de rima, de conectar bien las palabras, que la gente entienda bien lo que querés transmitir. Me subo al escenario, miro a la gente, y lo veo todo en cámara lenta, muy Matrix. Es muy lindo y me hace muy bien porque me devolvió las ganas de expresarme. Siempre fui una persona muy depresiva. El mundo me parece totalmente injusto y la vida para mí no tenía sentido hasta que me puse a rapear, y ahí también conocí a Dios.

*Las convocatorias del Concurso de Rap Digital son hasta el 30 de septiembre. Si querés participar hacé click acá.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *