DHARMA Y FLORA LA BANDA QUE HIZO BAILAR A TODO NICETO

Una noche popera llena de invitados

El tiempo pasa muy rápido y parece que fue ayer cuando esta «boy band» del Saldias Polo Cultural se presentó por primera vez en Niceto Club, pero la realidad es que pasaron dos años y en ese transcurso estuvieron trabajando es su nuevo álbum nombrado D&F (2020) y un EP (2021) reversionado del mismo. La agrupación está formada por Julian Irigoyen en batería, Francisco Podesta en guitarra, Tomas Iglesias en teclados y el fundador Lulo Scattini, sin embargo en las presentaciones en vivo se agranda un poco con la participación de Federico Proietti en guitarra acústica y Zalo en bajo.

Volviendo a Niceto, la última vez que los chicos se subieron a ese escenario fue para la presentación de su primer álbum Frágil (2019) que contó con Juan Cruz Marino de Pyura como productor. Si bien no parece que fue hace mucho, la realidad es que en el trayecto surgieron cosas y los rumores de que se aproximaba un nuevo disco era cada vez más real. Siendo ‘Infieles’ el primer tema en conocerse del nuevo material, les siguieron ‘Ella Se Fue’, la tan aclamada canción ‘Mi Cumpleaños’ y ‘El Recuerdo’, llegando así al lanzamiento de D&F producido por Mateo Rodo guitarrista de Lucas & The Woods y volviendo a contar con Juan Cruz Marino. 

Luego de un par de presentaciones en el Festival Saldias y en Camping, llegó la noche tan esperada en la cual iban a poder volver a subirse a ese escenario que tantos recuerdos y felicidad les dio en su debut. El recinto se iba llenando y la energía se sentía en cada rincón. El escenario estaba ambientado con decenas de rosas rojas, botellas de vinos y copas a medio tomar, todo parecía estar pensado meticulosamente con la mística del show y así fue. Un juego de luces parpadeante de colores cálidos cubrieron todo el lugar y con ellas se sumaron los músicos al compás de ‘Pensando en Vos’ canción elegida para abrir esta velada, le siguieron ‘Yo Te Acompaño’ e ‘Infieles’.

La estética visual y la sonoridad casi perfecta son una de las cualidades de Dharma

El setlist estuvo pensado para que vayas por una tormenta de sensaciones y que no tengas ni un minuto para replantearte nada porque a la primera que te descuidabas se subía algún invitado al escenario que te dejaba boquiabierta. Nos pasó eso en ‘Mi Cumpleaños’ cuando vimos subirse a Justo Fernández Madero frontman de Silvestre y la Naranja recitando una de las frases que más duele en toda la canción “cuantas veces yo te nombré. Dándome cuenta que aun no te superé”. Después de ese bajón de realidad, se sumó Mateo Rodo con su guitarra para darle un giro a ‘El Recuerdo’ y retomar el baile. Ya casi nos estábamos acercando al final pero todavía quedaban sorpresas, Anita Sibona se sube a cantar ‘Lo Que Nos Pasa’ y le sigue Carolina Donati dándole unos toques medios grooves a ‘Ella Se Fue’ . Detalle no menor, las dos cuentan con una participación en el EP de reversiones D&F (V.I.P). Todo apuntaba a que ese iba a hacer el cierre, pero no. Luego de unas palabras de agradecimiento de parte de Lulo para el público, llama por última vez a los invitados a subirse al escenario para hacer un cierre a lo grande con un cover de ‘Bésame Mucho’ de Luis Miguel.

Fue un concierto con matices, en donde cada elemento tenía una función que se complementaba con el ambiente y que sin saberlo vos también cumplías un rol como espectador. La estética visual y la sonoridad casi perfecta son una de las cualidades de Dharma, y es muy notorio a la hora del vivo. Traen una propuesta fresca, sin tanto rollo y complejidad, que por más simples que parezcan sus letras tiene un trasfondo con profundidades que hay que meterse a explorar.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE