DESARMANDO EL ROMPECABEZAS MUSICAL: FESTIVALES II

La promesa de que algo increíble está a punto de suceder

Retomando el recorrido que comenzó en la primera parte de esta nota, en los 90′ nacieron los principales festivales que se siguen celebrando hasta el día de hoy. El primero es Lollapalooza que tuvo su primera edición en 1991 en Estados Unidos, creada por el cantante de Jane’s Addiction, Perry Farrell. Se ha convertido en uno de los más importantes del mundo teniendo su aparición en The Simpsons y en la película Project Almanac (2015), entre otros. En esta última, un grupo de amigos viaja en el tiempo para vivir una de sus ediciones con pases vip comprados en internet una vez pasado el evento… ¿No es lo que todes haríamos?.

Para continuar, tenemos que volver a hablar del mítico festival Woodstock, ya que fue el encargado de dejar la reputación de estas iniciativas en la ruina. El lodo volvió a ser protagonista en su regreso en 1994, formando parte de dos momentos épicos: cuando los Nine Inch Nails subieron al escenario totalmente embarrados y en la presentación de Green Day, donde los asistentes comenzaron a arrojar barro al escenario y todo se descontroló (ver ese show completo en YouTube no tiene desperdicio). El punto culmine fue en su edición de 30 aniversario en 1999, que nada tuvo de la atmósfera de paz con la que era recordado. Los incidentes incluyeron botellazos a los músicos, saqueos en cajeros automáticos, robos a los camiones de abastecimiento, abusos a mujeres, destrozos de puestos de comida, vehículos y locales de merchandising. La violencia escaló hasta el show central de Red Hot Chili Peppers (con Flea subiendo al escenario completamente desnudo) donde los organizadores no tuvieron mejor idea que regalar velas a los presentes para encenderlas en ‘Under The Bridge’ que terminaron por comenzar focos de incendios intencionales por todo el lugar.

“A Cuero lo creamos soñando y uno cuando sueña no escatima porque si no es un desperdicio”

En este contexto, nace otro de los grandes de la actualidad: Coachella Valley Music and Arts Festival, también en Estados Unidos. Se anunció el lunes siguiente del desastre que dejó Woodstock y su realización corrió peligro hasta último momento por oposición de la ciudad debido a la mala fama. Su gran éxito hizo que a partir de 2012 se realice por dos fines de semanas consecutivos con repetición de lineup para que más asistentes puedan ir, ya que las entradas se agotan rápidamente. Dentro de las presentaciones más impactantes podemos mencionar la de Daft Punk en 2006 con la pirámide de luces, el holograma de Tupac Shakur actuando con Snoop Dogg en 2012 y el impactante show de Beyoncé, que en 2018 llegó a ser la primera mujer negra en encabezar el cartel. Por último, en cuanto a los eventos internacionales, tenemos que nombrar al más grande de la música electrónica: Tomorrowland. Se realiza anualmente en Bélgica durante dos fines de semana consecutivos, ya que los tickets se agotan en tan solo 9 horas y asisten 5.400.000 personas de más de 200 nacionalidades. Las escenografías de cada uno de los 17 escenarios son las más impresionantes del mundo y en las presentaciones hay lanzamiento de agua, fuego, burbujas y fuegos artificiales que los hacen inigualables. La temática cambia cada año donde el predio se transforma en un set de película, entre las más celebradas se encuentran Amicorum Spectaculum, The Elixir of Life y The Story of Planaxis. El predio donde se realiza es casi como una pequeña ciudad, ya que cuenta con una zona de acampe llamada Dream Ville, peluquería, maquillaje, cajeros, supermercados y patios de comida con variedades de todo el mundo.

 

En cuanto a la historia de nuestro país, en 2001 nace Cosquín Rock, el festival nacional más grande que se realiza en nuestro país por su nivel de convocatoria, cantidad de escenarios, su proyección internacional y su constancia hace ya 20 años consecutivos. Una de sus características principales fue que logró correr el foco de la escena de Buenos Aires, trasladándose a las sierras de Córdoba. El público de todo el país se congrega durante esos días en la docta a lo largo de los campings ubicados en las inmediaciones del predio, donde se leen los nombres de los artistas del festival en las innumerables banderas colgadas en cada uno. En el documental realizado al cumplir sus 15 años se pueden repasar muchas anécdotas que no tienen desperdicio, como Charly García llegando tardísimo a tocar mientras el público miraba 2001: Odisea en el Espacio (1968), Pappo subiendo al escenario con una pistola y la lluvia como una de las constantes que nunca falta.

En los 2000 nacieron otros festivales auspiciados por marcas como el Pepsi Music y Quilmes Rock que se llevaba a cabo en los más grandes venues como Costanera Sur, Estadio de Ferro y Estadio River Plate. Fue uno de los primeros del país en juntar a grandes figuras nacionales e internacionales. Entre las figuras del exterior vimos a bandas como Iggy & the Stooges, Marilyn Manson, Black Eyed Peas y Green Day, donde su cantante Billy Joe expresó: “tocamos hace 22 años y esa noche es posiblemente el mejor show de nuestras vidas”, ganándose a todo el público. Con el correr de los años fue cada vez más frecuente la llegada de artistas internacionales en el país, lo que se terminó de intensificar con la realización de Lollapalooza Argentina en 2014.

La industria de los festivales fue virando a través del tiempo y aprendiendo de sus errores con el correr de las ediciones —como le pasó a los organizadores del Coachella que olvidaron poner tachos de basura en la primera edición—. Es que las postales luego de eventos como estos, solía ser un predio lleno de botellas y vasos descartables rotos por todo el lugar, hasta la llegada de los eco-vasos que también sirven de souvenir para los asistentes. Otro de los cambios fueron los puestos de agua gratis, las transmisiones en vivo a todo el mundo y las pulseras personalizadas a las que se carga dinero previamente para agilizar las compras dentro del predio. Además, la propuesta comenzó a expandirse y no solo cuentan con las presentaciones musicales, también podemos encontrar juegos como la rueda de la fortuna, toboganes, aplicación de tatuajes y piercings, exposiciones de arte y proyección de documentales entre otros. Por último, una de las principales legislaciones que debieron tener en cuenta este tipo de eventos en nuestro país fue la sanción de la ley de cupo femenino en 2019.

Para conocer un poco de la cocina, desde SPE charlamos con Gastón Cerezo, uno de los organizadores de Cuero Festival Boutique. Es un evento multidisciplinario y lleno de actividades diversas, que se realiza en Mar del Plata como una nueva propuesta para salir del circuito bolichero de la costa atlántica. Se trata de un festival de dos días que incluye pasar la noche en el predio La Casualidad, ubicado en Sierra de los Padres (podés leer el recorrido de la última edición acá). Se realiza de manera autogestiva donde los productores ejecutivos son los mismos que lo organizan y que cavan los pozos en el predio: “Realizar una iniciativa de tan larga duración es desgastante y no siempre sale todo según lo previsto, si uno tuviera una mentalidad más fría quizá ni se animaría a hacer los espectáculos que hacemos nosotros”, comenta Gastón y agrega: “A Cuero lo creamos soñando y uno cuando sueña no escatima porque si no es un desperdicio, pensamos en que nos gustaría hacer y tratamos de lograrlo a base de mucho esfuerzo”.

 

Sobre los aspectos que forman parte de la organización y el personal que se necesita para cada tarea dentro del festival, Cerezo nos comentaba que: “Involucra la seguridad, vigilancia, los seguros a contratar, la técnica, la gastronomía, la logística de traer a las bandas y darles alojamiento, dar aviso a la policía y a los bomberos, atención médica; todo en base a la cantidad de asistentes del evento. Además, se deberán tener en cuenta las regulaciones que varían según cada localidad”. Otra de las cuestiones que entran en juego fue la población de Sierra de los Padres: “Nos costó que entendieran la propuesta, se trata de una zona residencial que estaba acostumbrada a que esto involucre mucho movimiento y desorden. En la primera edición nos llegaron a tirar desechos en la puerta del predio para que no la llevemos a cabo, luego de la primera experiencia vieron que supimos dar con un público que se siente contenido en el espacio que no viene a hacer desmadres”.

En cuanto a los mayores desafíos y satisfacciones a la hora de organizar un festival, Gastón comenta que: “El mayor desafío es llevarlo a cabo y que todo salga bien, que todes salgamos indemnes en cuestiones de seguridad. Son los grandes temores que uno los tiene presentes, pero prefiere no nombrarlos. La mayor gratificación es que el festival deja de ser de quienes lo organizamos y pasa a ser de la comunidad que se forma con la gente que va, nuestro objetivo es que lo disfruten y lo hagan propio”. 

Los festivales son esos eventos llenos de opciones en cada escenario, donde hay que discutir la grilla y a que hora ingresar con amigues, donde nos perdemos y nos encontramos todo el tiempo y los celulares pierden señal y batería. Son esos lineup que con tan solo verlos ya nos da una idea clara de que artistas formaron parte de la escena de la época: son una foto de la historia. Una experiencia en sí misma que excede a las bandas formándose una cultura festivalera que encierra la promesa de que algo increíble está a punto de suceder.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *