DAMON ALBARN: UN MÚSICO SIN FRONTERAS NI DESCANSO

Un recorrido por los años posteriores al apogeo de Blur y cómo supo reinventarse después del fin del britpop.

Si pensamos en músicos que siempre tienen un proyecto nuevo, se nos vienen a la cabeza los nombres de Jack White o Josh Homme. Pero ninguno atravesó tantas fronteras —tanto musicales como internacionales— como lo hizo Damon Albarn.

Una década después del inicio de Blur, harto de las internas de la banda, la presión de las ventas y los medios que acentuaban la competencia con otros conjuntos como Suede y Oasis, Damon (junto con su compañero de departamento y dibujante Jamie Hewlett) buscó hacer algo diferente: una banda de dibujos animados, algo para refrescar los canales de videos musicales que él encontraba monótonos. Efectivamente, en 2001 aparecieron en MTV ‘Tomorrow Comes Today’, ‘19-2000’ y ‘Clint Eastwood’, tres temas que llegaron para quedarse, hasta hoy, en la playlist de cualquier adolescente nacido en los 90/2000.

El primer álbum de este nuevo proyecto mostraba una faceta diferente de Damon: una combinación de su lado britpop/rock alternativo con lo fresco del hip hop y la electrónica. El cantante inglés compuso y tocó la mayoría de los instrumentos en este trabajo.

«AUNQUE AME TODOS LOS RITMOS DEL MUNDO, EL FRONTMAN ORIUNDO DE LONDRES ES FAN DECLARADO DE LA «MELANCOLÍA INGLESA»”

Sin Graham Coxon —su principal guitarrista y amigo de la infancia—,  el 2003 nos traería un nuevo disco de Blur: Think Tank, uno de los menos queridos por los fanáticos. Durante los siguientes diez años, Damon demostró no reconocer fronteras: en 2005, él y otros músicos ingleses mostraron su descontento por la falta de artistas africanos en el Live 8, una serie de conciertos a beneficio de dicho continente. Así, se formó Africa Express, que entre sus filas reunió a Paul McCartney, Flea, John Paul Jones, Brian Eno, Johnny Marr y los miembros de The Clash, Mick Jones y Paul Simonon. En estos dos últimos nos vamos a detener.

Ellos dos grabaron con Albarn la canción que le da nombre al álbum conceptual Plastic Beach (2010), y con Simonon, a su vez, formaron The Good,  The Bad & The Queen en 2007. Aunque ame todos los ritmos del mundo, el frontman oriundo de Londres es fan declarado de la «melancolía inglesa». Luego de su disco homónimo y varios conciertos, este proyecto llegó a su fin. Pero citando al mismo Damon: “conectarse emocionalmente es lo que el mundo necesita, por eso, sin sonar demasiado hippie, es por lo que Africa Express puede ser muy poderoso”. Quizás por esta razón el grupo se reunió para lanzar un álbum en 2018 y tocar en vivo, a causa del Brexit.

¿Qué hizo, mientras tanto, Damon? De todo, por supuesto: compuso bandas sonoras para obras de teatro, sacó un álbum solista y volvió con Blur para The Magic Whip (2015), al igual que con Gorillaz para Humanz (2017) y The Now Now (2018); el primero de estos marcaría el, hasta ahora, único arribo del grupo virtual/humano a nuestro país.

La música une y no solo lo reconectó con su gran amigo Graham, sino que tocó junto a él y su «rival» de la época britpop, Noel Gallagher, en más de una ocasión. Como frutilla del postre, en 2015 recibió el OBE (Order of the British Empire) en reconocimiento por sus servicios a la música.

Lo que hoy le depara el futuro a Damon es una webserie en youtube: ‘Song Machine’. En su primer episodio podemos verlo, junto a las creaciones de Hewell, componiendo ‘Momentary Bliss’ con Slowthai y Slaves. En Instagram, la banda adelantó una posible colaboración con Tame Impala. ¿Qué veremos en el próximo capítulo de la vida de Damon Albarn?

*Song Machine está disponible en cualquier plataforma aquí.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *