CUANDO SEA GRANDE QUIERO SER MARILINA BERTOLDI

Viento, rulos y rock

Luego de dos funciones agotadas el día anterior en Ciudad Cultural Konex, Marilina Bertoldi subió la apuesta en el Hipódromo de Palermo (Sabbay Shows). Antes de que den puertas, podía escucharse a lo lejos la prueba de sonido ‘Cosas Dulces’ y ‘La Casa de A’, mientras la enorme luna llena amarilla se iba asomando y caía el sol.

El tema elegido para arrancar el show fue ‘China’, durante el cual, luego de la frase “y vuelo”, la artista se colgó la guitarra para interpretar el solo distorsionado de esta canción. Lo que siguió fue ‘La Casa de A’, donde se sumaron Paloma Iturri y Verónica Gerez en los coros —quienes forman juntas Bestia Música—, seguida por ‘Correte’: “Si no hay amor que no haya un carajo”, entona la artista con su dedo del medio levantado en lo que veo como una suerte de reversión de “Si no hay amor, que no haya nada entonces. Alma mía no vas a regatear” del Indio Solari. La banda que la acompaña se completa con Joa Muriel y Hernán Rupolo en guitarra, Rocío Alí en bajo y Marta Fontana en batería. 

 

Terminó exhausta en el piso después de gritar, saltar y correr por todo el escenario

 

El outfit de la artista, a cargo de Ailen Zoe, estuvo compuesto por un pantalón y una camiseta larga todo en una tela engomada, con tonos negros y rojos que combinaban con la guitarra que eligió. La noche estaba un poco fresca en el predio abierto del hipódromo, por lo que el atuendo era adecuado aunque estemos todavía en verano. El viento, por momentos bastante fuerte, lograba tener un impacto interesante en su melena llena de rulos sin buscarlo, efecto que otras músicas como Nathy Peluso buscan lograr con un ventilador en frente, a la par de los monitores. “¿Vieron la luna? Es toda para nosotres”, expresó la Marilina haciendo que todos empiecen a buscarla en el cielo, dándole paso a una parte más tranquila e íntima del show.  ‘Enterrarte’ comenzaba a capella para luego levantar el tema a banda completa, seguida por ‘Intervalo’ que terminó con el murmuro de “mmmmm” que quedó flotando solemnemente y recorría todo el predio impregnándose en nuestros oídos.

Ahora se va a pudrir todo”, expresaba Marilina dándole paso a su hit ‘O no?’ mientras sonaban voces en off y sonidos ambiente que salían de su consola, a la que acompañó con un segundo micrófono para realizar voces más procesadas y con distintos efectos en las canciones. La performance de este tema la encontró lanzando todo su enojo, y en la volteada cayó Amalia Granata y el feto gigante que todes extrañamos un poco en las marchas por el bizarro paisaje que nos daban; terminando exhausta en el piso después de gritar, saltar y correr por todo el escenario.

Entre tema y tema, se escuchó un “cuando sea grande quiero ser como vos” de alguien del público, y no pude evitar que el peso de toda una generación se sintiera presente en esa frase. Sin dudas, Marilina forma parte de una camada de nuevos referentes disidentes y empoderados que vienen a marcar que hay otra forma de ser y de manejarse dentro del mundo de la música. Hablamos de la misma persona que no acepta entrevistas a menos que se las haga una mujer —aunque esto casi le significó perder la tapa de Rolling Stone— y quién fue la segunda mina, y la primera lesbiana, en ganar el Gardel de Oro luego de Mercedes Sosa en el 2000, allanando el camino y mostrando que es posible «llegar» y plantar bandera con tus propias ideas. 

‘Tito Volvé’ llegaba con coros bien altos y una tipografía de cartel de neón que mostraba el estribillo para que nadie se lo perdiera, luego llegó ‘Fumar de Día’, otro de sus hits, terminando de golpe con enérgicos aplausos de los presentes. El momento más rockero y sacado del show llegaba con ‘Y Deshacer’ y ‘Mdma’ donde volvió a desparramarse en todo el escenario dejándolo todo y agregó: “Esperemos que pronto podamos hacer los pogos pertinentes, y que vuelvan a ponerse en tetas y todo eso que les gusta a ustedes”. Con un comienzo explosivo que nos toma por sorpresa, se hace presente el último tema de la noche ‘Racat’ con Rocío en bajo marcando el ritmo. 

Luego de despedirse y desaparecer todes del escenario, Bertoldi volvió al pedido de otra, interpretando ‘Remís’ en una versión acustica solo con la guitarra mientras el público le iba soplando la letra, ya que luego de tantas reversiones que tuvo el tema un poco se la olvida. Luego de una hora pasada de show, podemos decir que la energía de Marilina sigue vigente y logra transmitirse a pesar de los protocolos y las distancias: volvemos de a poco a respirar y transpirar rock.

*El evento contó con la producción de B17 Producciones.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *