LA ENERGÍA ARROLLADORA DE ERUCA SATIVA EN KONEX

Volver a casa

El pasado domingo Eruca Sativa tuvo la revancha para poder volver a los shows en vivo, ya que el fin de semana anterior debieron cancelar sus presentaciones por la tormenta. Tras agotar la función de las 18:00, agregaron una más para las 20:45 para que nadie se quede afuera de esta fecha en el Centro Cultural Konex.

Es la primera vez en un año que el trío se presenta en vivo; además, la pandemia les impidió presentar su último material Seremos Primavera (2019), lo que aprovecharon a adelantar en estas funciones. La presentación oficial será el próximo 26 en Mandarine Park. Luego de una primera función agotada bajo el pleno de sol de 30 grados, la nochecita se ponía fresca y daba tregua para la segunda, que arrancó súper puntual cuando bajaron por las icónicas escaleras naranjas a las 20:45 interpretando ‘Tanto Tiempo’. ‘Por Quienes Vendrán’ llegaba seguida por ‘Armas Gemelas’ mientras Lula Bertoldi no podía evitar su emoción: “Me quiero quedar a vivir acá arriba”.

Los carteles distribuidos en las paredes del patio rezaban: “Bienvenidxs otra vez, lxs extrañamos”; “Respiramos música sin sacarnos el barbijo leyéndonos un poco la mente a aquellos que hace largo tiempo no pisaban sus suelos, esa noche se respiraba un aire puro, un sentimiento de unidad y de disfrute colectivo que el streaming no puede dar. En cuanto a cómo se vive arriba del escenario, Lula nos ilustraba: “Se extrañaba sentir calor y que se patinen los instrumentos por el chivo o que te falte agua, (risas) esto con el streaming no pasaba”; lo que cobra mayor importancia si tenemos en cuenta que la  frontwoman cambia de guitarra casi tema por medio, variando entre distintos modelos de Gibson.

 

‘Amor Ausente’ calaba hondo en su público que sentía cada grito agudo de la cantante como propio

 

‘Justo Al Partir’ arribó con su rasposa guitarra y ‘El Genio de la Nada’ ya empezaba a hacer mover de sus lugares a los presentes, lo que acompañó a ‘Para Que Sigamos Siendo’ con un coro que se hacía sentir bien fuerte a pesar de los tapabocas. “Porque unidas nos sabemos fuertes, venimos a luchar, porque no seamos invisibles nunca más. Porque despertamos para siempre y ya no hay vuelta atrás”, entonaban en ‘Creo’, una de las canciones emblema de la lucha feminista y que ha sonado en los altoparlantes de la última marcha por la interrupción voluntaria del embarazo.

Los solos de bajo son poco habituales, pero para Brenda Martin son moneda corriente: en canciones como ‘El Balcón’ se destacó su beat mientras los niñes bailaban acompañados de sus mapadres coreos de Tik Tok al ritmo rockero de la banda. ‘Somos Polvo’ sacó a Gabriel Pedernera de la batería para tomar el lugar de la guitarra y hacer así una versión más acústica; seguida por la clásica balada ‘Amor Ausente’ que calaba hondo en el público que sentía cada grito agudo de la cantante como propio.

Por un momento parece que todo pasó y ya podemos estar tranquilos, estamos en casa

 

Para contrarrestar y llegar así al final del concierto, sonaba ‘Nada Salvaje’ y ‘Magoo’ donde claramente se extrañó el intenso pogo al que está acostumbrado su público. De alguna manera, empezamos a crear nuevas formas de hacer pogo o reinventarlo: se salta en el lugar y uno se abraza con quien tiene en su isla buscando coordinar el ritmo de impulso con las demás. Francamente, no nos sale del todo bien y sí, no se compara a la transpiración compartida y los empujoncitos de antes, pero de a poco estamos volviendo.

El tema elegido para cerrar la noche fue ‘Inercia’, mientras Lula insistía en querer agradecer a todes y cada une de los que hicieron esa noche posible, pero el tiempo es corto y tiró el discurso a través de los acordes, que hablan por sí solos. El cuerpo retumba, los oídos agradecen y el cuerpo disfruta de esta energía arrolladora que se viene acumulando hace meses: por un momento parece que todo pasó y ya podemos estar tranquilos, estamos en casa.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE