FLAYAZ EN VIVO: ¿QUIÉN SE CONFORMA CON POCO?

Groove y fineza por las calles de la docta

El viernes 19, la prometedora flayaz tuvo su primera presentación en vivo oficial, porque si bien ya había tenido algunas fechas pequeñas, ninguna fue tan producida ni tan trabajada como la que nos ofreció en Club Paraguay.

El modo teatro que ordena los protocolos de espectáculos en Córdoba nos hace sentir como si estuviéramos yendo a algo más que un recital y, si bien hay cosas que se ganan, también hay cosas que se pierden, por lo que se agradece la creación de un show que se adapta a las necesidades y exigencias actuales. Sin ser descollante, una envoltura de papel film de embalaje por sobre los bordes y decoraciones de cables y cadenas sobre algunas sillas, le daban al escenario una reminiscencia a un paisaje de ensueño. Un poco de trash, una escenografía barata pero que funciona a la perfección, un poco de descuido que va a contrastar con la sobriedad de las visuales y la precisión de les músiques que iban a desfilar por el escenario.  

 

“Flayaz logra hacerte estremecer y meterse debajo de la piel como solo una cantora puede hacer”

 

El EP que Yazmin Alvarez sacó en 2019 fue pensado para poder sostenerse en formato solista, siendo ella sobre las pistas. Para esta ocasión, se convocó a una banda excelsa y se regrabaron ciertos tracks, lo que nos dió como resultado una gran sorpresa sonora. El recital se abrió con flayaz cantando sentada sobre una base sencilla de guitarra eléctrica a cargo de Luqui, con uno de los tantos temas inéditos que pudimos escuchar, que no se aleja de la lírica de mujer fuerte y decidida que la cantante presenta. Recién entonces ella le habló al público, pero veladamente, apenas nos saludó, respetando esa idea de misterio que emana, esa sensación de que hay cosas sin decir. Para hacer ‘Es El Viento’ se subieron Tomás Luján en la batería y Lucas Obregón en el bajo, quienes ya no se bajarían del escenario y acompañarían a la cantante en el viaje que había preparado: un subibaja de groove en el que veríamos a todo el público mover la cabeza y lamentar el hecho de estar sentado. ‘19119’ fue el tema que siguió, en el que pudimos escuchar a la saxofonista Mery González despacharse con un solo en el pasaje más slow math dub del recital, en el que en una muestra de la amistad y la experiencia que comparten, flayaz le puso el micrófono de la voz ya que el del viento no parecía funcionar de la mejor manera.  

‘Eso Qué Fue’, otro tema inédito, nos llevó a planear con una construcción de soul y R&B de lo más fino, trabajada con sonidos de 808 para darle un toque urbano, moderno y entendible. Fue por estas latitudes del recital en las que quien escribe cayó en la cuenta de algo que diferencia a flayaz de otras voces cantantes: el hecho de que ella fácilmente puede ser una cantora. Es algo similar a lo que uno experimenta cuando ve a Feli Colina, el hecho de que esa persona que canta te trasmite muchísimo porque es algo más que una cantante. No es algo determinante ni bueno por sí mismo, hay cantores y cantoras que ya no transmiten tanto y no necesitamos semejante altura para valorar positivamente una voz que canta, pero hay ciertos momentos donde lo que se alcanza musicalmente funciona para elevar esa figura: logra hacerte estremecer y meterse debajo de la piel como solo una cantora puede hacer. Otro tema inédito siguió en la lista y cantaba algo así como “Es que si no estás, me duermo con la ropa puesta”, lo que seguramente no era parte de los planes de les espectadores, puesto que la sensualidad y el erotismo tranquilo que la cantante emana dominaba todo el ambiente.

 

“A pesar de su precisión ella no busca la perfección ni exactitud técnica”

 

El que quizás sea mi tema favorito, ‘Rafael’, llegó a explotar con su construcción de un groove no apto para raquíticos, y ahí Yazmín nos deja una pista para pensar la noche: “Y encima yo me conformo con muy poco”. Lo de esa noche podría haber sido mucho menos y aun así nos habríamos ido conformes, pero lo que flayaz y sus invitades nos dieron fue un montón, una noche cerrada y precisa, un show a la altura de todo lo se está revolviendo musicalmente en la docta. ‘Ahi’ y ‘La Alvarez’, temas del EP, fueron los que siguieron en este pasaje conocido donde resaltaban también las flores de las visuales, como si fuera un gran filtro para Instagram, trabajadas por Palito Bombón. 

El single ‘Rica’ con todo su flow medio funky, al que se le sumó el sonido de un redoblante acústico muy poderoso, nos iba anunciando el final del show. Flayaz cerró su presentación con otra canción inédita en la que canta: “Prolijidad desbordada, prolijidad desbordante”, lo que en relación con otras frases como “Midiendo solo se puede hacer cosas perfectas” nos deja una línea para entender su producción. A pesar de su precisión técnica, flayaz no es una artista que busque la perfección ni la exactitud en lo que hace y canta, a pesar de su capacidad envidiable y sus muchos recursos, apuesta por algo libre y que se concentre en lo que es capaz de transmitir. Así se logra un proyecto que combina jazz, soul, R&B y algún que otro guiño trapero para dar un producto limpio pero rayado, que siempre le deja lugar a la improvisación, como con el solo de voz que cerró definitivamente la noche. 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *