CONNIE ISLA HIZO BAILAR A LA CONCIENCIA

Se dio el gustito de comerse el Konex

El patio de Ciudad Cultural Konex se iba llenando de a poco y los asistentes iban por su primera cerveza al barcito antes de que arranque el show de Connie Isla. El nombre de la artista escrito como simulando rayos se leía en la pantalla mientras canciones de Louta, Conociendo Rusia y Zoe Gotusso musicalizaron la previa.

El público ansioso iniciaba aplausos cada tanto para apurar la salida a escena de Connie mientras empezaba a caer el sol, lo que se vió interrumpido por un manifiesto: “Cuando la sangre de tus venas retorne al mar y el polvo en tus huesos vuelva al suelo, quizás recuerdes que esta tierra no te pertenece a ti sino que tu perteneces a esta tierra”. Se trató de Proverbio Sioux seguida por ‘2020’ dejando claro desde el inicio que una de las convicciones más fuertes de Isla es el cuidado de nuestra tierra. La artista se encuentra presentando su último trabajo discográfico 2020 (2021) siendo la primera vez que sonaban todas sus canciones en vivo.

Qué Linda Qué Estoy‘ llegó anunciándose con trompetas para ponernos a bailar para alejar todo tipo de estereotipos y mandatos de hegemonía: «Ya no tengo ganas de tapar y arreglar algo que nunca estuvo roto desde el primer lugar«. Luego, colgándose el ukelele —su instrumento estrella y aquél que la llevó a la fama en forma de videos de Instagram—, interpretó Luz y Fuegode su primer disco homónimo. Bajando un poco la temperatura del comienzo, ‘Mundo Enorme’ nos llevó hacia la infancia a todes los que nacimos en los ’90, dónde sonaba María Elena Walsh, jugábamos a las escondidas y no teníamos celulares para googlear de dónde venían los bebés.

 Connie se mezcló con el público para fundirse en un pogo

‘Soy Una Obra de Arte’ es un autobombo hermoso, y a juzgar por cómo fue cantada, también necesario. En esta maraña dónde hasta el amor propio se volvió una exigencia, esta letra nos recuerda que somos únicos tal y como somos: «Es que no hay nadie como yo, con mi mismo trazo y color. Con mi figura, mis medidas, con mi manera de ver la vida«. La interpretación siguiente fue dramática, ‘No’ afirma que si duele no es amor, completando su performance con dos bailarinas que expresaban la lírica de las canciones con todo su cuerpo. Y como no todo en el amor es dolor, escribió también algunas canciones de disfrute de las cuales un poco reniega por no ser sus favoritas, pero su gente ama, comenzando por ‘Sin Remitente’ dónde sacó su celular para filmar a los presentes.

Para los temas siguientes bajó sola del escenario con su ukelele y se posicionó en una silla detrás de la valla quedando mucho más cerca del público, así interpretó ‘Tu Canción’ y ‘Colchón’ dónde terminó fundida en un mar de abrazos de sus fans cuando se estiró para alcanzar a todos los que podía.

Lejos de la solemnidad hace la revolución poniéndonos a todes a bailar

El momento del hit llegó con ‘Equidad’ del que todes se sabían la letra completa. Que este sea uno de sus temas más famosos da cuenta de que su militancia tiene un gran impacto y juega un papel principal en su proyecto. En concordancia con el inicio del show, esta canción cierra con “Cuando el último árbol sea cortado, el último río envenenado y el último pez pescado, sólo entonces el hombre descubrirá que el dinero no se come” reforzando su punto. Muerdo se subió al escenario para interpretar juntos ‘Yo Soy’, tema del que también participó en la grabación, y que además recientemente anunció su presentación el próximo abril en el Gran Rex.

Una atmósfera de euforia se instaló con ‘Amigue’, el single que sacó hace tan solo unos días y nos habla de la fiebre por la inmediatez en las redes sociales. Para terminar de sacarse la energía que parecía tener acumulada en el cuerpo, la artista se mezcló con el público para fundirse en un pogo corriendo las barreras que separan a los asistentes del escenario. ‘Seguís Igual’ mantuvo la misma energía ya que la lírica repasa los malos tratos en las redes, donde leemos insultos como «feminazi» y «facho», de manera constante. 

El cierre estuvo a cargo de dos canciones que nos acercan a una sexualidad diferente comenzando por el reggaeton de Sexo Sentido‘, que lejos de la solemnidad hace la revolución poniéndonos a todes a bailar. Para cerrar llegó Manuela, la amiga que estábamos esperando: Vamos a empezar esta canción para terminar, o mejor dicho, para acabar”, comentaba Connie picanteando un poco más el asunto. Para coronar, un personaje vestido con el traje de banana que sale en uno de sus videoclips, tiró desde el escenario unos juguetes para que los afortunados en agarrar el paquete tengan un plan post show. La artista se retiró del escenario envuelta en aplausos y sin poder creerse del todo lo que se vivió esa noche, y nosotres tampoco. 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE