MALENA VILLA Y AXEL FIKS: BAILE Y ROMANCE

Intensidad y media luna en Hipódromo de Palermo

El sol iba cayendo y la vista abierta del Hipódromo de Palermo dibujaba unas nubes color durazno mientras los asistentes buscaban su lugar en el predio. Los sillones cuadrados de color turquesa y rosa esperaban ser ocupados con la debida distancia, establecida por espacios delimitados por sogas del mismo color. La previa fue ambientada por el jazz con unos saxos que armonizaban la espera y ya se veía a los primeros invitados en aparecer como Paco Amoroso y la inconfundible melena naranja de Connie Isla.

El sonido de violines anunciaba la llegada del primer artista en cartel, Axel Fiks, quien dio comienzo con ‘Mili’ y ‘Epicuro’ de su disco Idilio (2018) mientras las imágenes de la 9 de julio recorrían las pantallas. Lo que seguía era ‘Niño amor’ single que estrenó el año pasado y ‘Fotocopias’ con un estilo más trapero empezaba a activar el ambiente.

Presentándose por primera vez en formato de banda completa, podía notarse la diferencia incluso con las grabaciones que se caracterizan por una voz lejana y un tanto distorsionada y rota, mientras solo la guitarra o algunos coros acompañan. Esta vez, a su ya habitual compañero Kastiello en guitarra, se sumaron Francisco Alduncin en batería y Cuca en bajo.

 

“Alguien del público insistía con querer subir a tocar y así fue como Axel lo invitó”

 

Para un momento más íntimo, quedó solo en el escenario con Kastiello para darle vida a ‘Compañera’, seguido por un adelanto de lo que será su próximo disco, que no escapa a las líricas de amor, pero plantea un conflicto: “Quizás el tóxico de acá sea yo”. Luego llegaría su versión del bolerito de ‘Sabor a Mi’ y ‘Casita Es Donde Sos Feliz’ donde alguien del público insistía con querer subir a tocar y así fue como Axel lo invitó: “¿Te sabes los acordes?” y con un entusiasmado “si” hicieron el tema juntos.

El cantante, se muestra como un chico sensible y dramático, apostando deliberadamente por una ternura que rompe con el papel del hombre duro. Sus líricas denotan un largo historial de amores y desamores de los que no tiene reparo en detallar y menos en quedar como un goma. Repite “te amo” tres veces en un mismo tema y nos transporta a postales cotidianas y sentimientos profundos: Querer ir a buscarle, mirar pelis en el sillón, el momento en el que te  reconoces enamorado, sentirse triste otra vez, necesitar a alguien o extrañar a alguien; emociones que identifican a más de un enamorado.

Para cerrar su show y haciendo regresar a toda la banda al escenario, eligió dos de sus hits: ‘Chica Acuario’ que arrancó con las voces de los presentes al unísono, que luego se volvieron a sentir fuertes para gritar: “Como una iglesia, esto arde, mi amor”. Para terminar, llegó otro de sus clásicos ‘Ojitos de Md’ que contó con Ángela Torres como invitada. El artista se retiró del escenario despidiéndose más de una vez, dando cuenta de que no quería irse: “Gracias, me nutrieron el alma” esbozo en su salida, prometiendo saludar a su público a la salida del show con los debidos protocolos.

Luego de un breve cambio de instrumentos, Malena Villa subía al escenario al ritmo de un suave teclado que le daban pie a ‘Salida’, eligiendo así el último track de su disco como el primero del show. La Negación (2020) es su álbum debut que no pudo ser presentado en vivo, siendo esta la primera ocasión: “Me emociona escuchar por primera vez que alguien se sabe mis temas”, expresó la artista.

‘No Es Así’ llegaba seguida por ‘Sabe Mal’ en la ya entrada noche, donde la vista amplia dejaba ver una perfecta media luna y un manto de estrellas, que se confundían con las grandes pantallas que mostraban imágenes similares acompañadas por luces color fucsia. Sin dudas, luego de tantas cancioncitas románticas que nos dejaron a todes relajados de la mano de Axel, el flow bailable de Malena se sintió necesario. Con temas como ‘Preso’ que roza el reggaeton y ‘MUCHO’ junto a Tomás Wicz hizo parar a todo el predio y acompañarla en sus saltos por todo el escenario.

 

“Una de las características que sumaron mucho al sonido en vivo de la artista fueron los vientos”

 

Colgándose una guitarra blanca interpretó ‘Todo lo malo’ y ‘Salvaje’, esta última con Chiara Parravicini de invitada aportando su dulzura, en reemplazo de Zoe Gotusso quien forma parte originalmente del feat. Un cartel se hacía visible en el público con parte de la letra “tiré tus cosas por el aire”, agregando “es mi cumple” lo que despertó el canto de aniversario para la afortunada. Otra de las invitadas de la artista fue Ultra quien acompañó con beatbox el cover de ‘Perfecto’ de Sen Senra con una química notoria entre ambas.

Una de las características que sumaron mucho al sonido en vivo de la artista fueron los vientos de saxo y trompeta, que no son tan habituales por estos tiempos. Así, se vieron reflejados en el tema inédito que presentó junto a Axel que subió nuevamente al escenario para hacer estos ritmos un tanto sensuales mientras las visuales en llamas acompañaban la lírica.

Las canciones que sonaron en el final de la noche fueron ‘Sad Balada’ y ‘Lindos Problemas’, mientras las pantallas mostraban una pinceladas rosas sobre los ojos de la artista simulando el arte de tapa del disco—, cerrando la fecha a puro baile.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE