CHECHI DE MARCOS BAJO LAS ESTRELLAS DE LA TANGENTE

Volver al espectáculo

La poesía es presagio, es destino y debe ser invocada. La suerte en la cartera, la billetera vacía. El deseo es un susurro que no habla, pero tampoco se olvida. Vine a morirme de amor”… ¿acaso Felo Juan no acaba de comprarlos por completo con estas líneas? Eso mismo nos sucedió a todes los presentes mientras esperábamos a Chechi de Marcos en la previa de La Tangente. Este curioso personaje subió con su camisa de seda para envolvernos en sus palabras y armonizar los minutos previos al show junto a un gran velador encendido en escena.

Han vuelto los conciertos en lugares cerrados y sin dudas la acústica se percibe de manera diferente

Cerca de las 20:00hs Cechi subió al escenario junto a su banda, compuesta por Yago Escrivá en bajo, Tarsitano en guitarra, Bruno Dante en batería y Marina Vila en teclado. El show comenzó con una versión a capella de ‘Domingo’ con un coro de fondo casi imperceptible y fantasmal y luego se sumó la banda para interpretar ‘Ya Es Muy Tarde’. La artista ganó popularidad en el último tiempo por el certamen de difusión de músicos emergente, Camino a Abbey Road, que en su versión pandémica la encontró como la ganadora.

‘Verde Azul’ era lo que seguía mientras la iluminación acompañaba con esos tonos en los focos, seguida por ‘Otoño’ con tonos color caramelo conforme a esa estación. Ambas forman parte de su EP Antes (de Florecer) (2020) sumando la guitarra acústica a la performance. No pude evitar notar, conforme transcurría el concierto, que la batería sonaba especialmente bien esta noche, sin dudas Bruno hizo muy bien su trabajo. Los platillos y el bombo resonaban hasta llegar muy cerca de mis oídos a pesar de haberme ubicado casi al final del venue. Otro punto a tener en cuenta es que han vuelto los conciertos en lugares cerrados después de mucho tiempo y sin dudas la acústica se percibe de manera diferente. Los detalles de la puesta en escena cobran nuevamente protagonismo: la elección de los colores de la iluminación, poner o no un velador, flores, humo y demás elementos en el escenario no es algo que pasa desapercibido, volvimos a contar con todas las herramientas para hacer de la música en vivo un gran espectáculo.

En un segmento acústico, que la encontró a Chechi sola en escena, nos adelantó con su cálida voz algunas nuevas baladitas de corazones enamorados, afligidos y también algunos felices, que formarán parte de su próximo trabajo. La primera de ellas fue ‘Las Cosas Simples’ seguida por ‘Mirar las Nubes’ mientras marcaba el ritmo con el pie izquierdo que ya estaba tomando vida propia. “¿De qué signo sos?” le preguntaron desde el público, pero no quiso responder… “siento que estoy deschavando mi vida si lo digo” comentó, dando cuenta del lugar que tiene la astrología en nuestros días.

Como un presagio de lo que se venía —ya que la lírica nombra a la carta astral—, invitó a Esmeralda Escalante a escena y juntas interpretaron ‘Volcán’ del EP Santa Basura [1] (2020) de Esme, reuniendo así a Ainda dúo, ya que Yago forma también parte del dúo. La banda regresó al escenario para darle vida a ‘El Chiste’ tema de autoría del guitarrista del grupo, Tarsitano.

La velada iba llegando a su fin y ya estábamos completamente sumergidos por la mística del lugar, que con los puntitos luminosos que cubren las paredes y el techo, simula un cielo estrellado. Se animaron a un cover de No Doubt, ‘Just A Girl’, y hay que decir que la sonoridad de la canción quedó muy bien dentro del setlist. Para cerrar, invito nuevamente a Esmeralda —quién formó parte de la grabación del tema junto a Feli Colina—para hacer ‘Casi Nunca Entiendo Nada’, una de las canciones con más fuerza de la noche. Se despidieron al sonido de ‘Antes’ con una gran ovación de los presentes, y aunque se sintió el cantito por “una más”, debían abandonar la sala para darle paso a la siguiente función de la noche. 

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE