CACTUS! MÚSICA: “HAY QUE DEJAR DE BUSCAR LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO”

Mente digital, corazón analógico: otro camino más profundo es posible

Cactus! Música es una agencia que nuclea a músicos de la escena independiente para brindarles una asistencia integral en la proyección de sus carreras apostando por la esencia que los identifica para construir trayectoria. Charlamos con sus fundadores Matias Guevara y Juan Manuel López Manfré sobre el presente del sello y cuáles son los desafíos que se vienen.

Juan Manuel es antropólogo, productor, docente y músico. Empezó su carrera musical con Superfluo y actualmente tiene su proyecto solista llamado Biografía Mutante. Matías, por su parte, empezó en el ambiente como baterista y luego se volcó a la producción de shows. Se conocieron cuando éste asistió a uno de los talleres de Juan Manuel sobre composición de canciones, pero al finalizar se dio cuenta de que su lugar dentro de la música estaba en otro lado: ahí se decidió a fundar Cactus!. Sus caminos siguieron entrelazados hasta que Matias empezó a ser el manager de Biografía Mutante, y al ver que la cosa fluía decidieron aplicar ese entusiasmo de post it y lápices de colores al desarrollo de la carrera de otros músicos. Sobre esto, Juan comenta: “Como antropólogo trabajo temáticas de innovación y diseño, haciendo que los proyectos crezcan y que vayan de un lugar a otro. Le empezamos a meter pensamiento de estrategia y diseño a lo que veníamos haciendo, lo cual estaba buenísimo porque vimos que se empezaban a unir los dos mundos, y lo llevamos a todas las bandas que tenía Mati en Cactus. Ahí nos terminamos de fusionar”.

 

“En los tiempos volátiles en los que vivimos, lo que debe trascender es la esencia e identidad de cada artista”

 

La agencia ya cuenta con siete años de trayectoria, y durante ese tiempo el contexto fue cambiando a la par de las innovaciones tecnológicas, las nuevas redes sociales y los nuevos canales de distribución: “Al principio solo estaban Facebook y Youtube; luego, tuvimos que ir adaptándonos al formato y a los códigos de cada nueva red que salía. En este mundo súper veloz digitalmente todo el tiempo cambia el algoritmo o las formas; hoy estamos hablando de Tik Tok y de Twitch pero hace un año nadie estaba pensando en migrar ahí su contenido”. Los tiempos que corren hacen que todo sea efímero o de cierta manera volátil, y aunque el contenido debe reinventarse y adaptarse a cada plataforma, para ellos lo que finalmente debe trascender es la esencia e identidad de cada artista: “Es clave tener un plan, una estrategia, una narrativa propia o una historia para contar que tiene que ser potente. Tiene que ser capaz de estar presente en un show en vivo, por streaming o cualquier otro formato. Es muy trabajoso de descubrir, pero que una vez que eso está se convierte en esa columna o principio rector que guía cada paso”.

Cactus!, además, cumple un rol de management: desde sus comienzos notaron la necesidad de los nuevos talentos por contar con figuras que funcionen de intermediarios en los objetivos que quieren alcanzar. “Lo que suele suceder cuando trabajás con artistas emergentes que recién arrancan es que también necesitan a alguien que salga a conseguir fechas y producir eventos. El manager no es alguien que se busca sino que se encuentra, es un vínculo que se construye a partir de la confianza. Con el manager hablas de tu vida personal, de lo que querés que pase con tu proyecto y de guita”, dando cuenta de que la relación toca tantas aristas que hace falta que sea desde un lugar de profundo conocimiento.

A la hora de incorporar nuevos artistas a la agencia buscan conocer a la persona debajo del escenario y construir una carrera paso a paso: “Tratamos de identificar si podremos realizar un proyecto a largo plazo, si estarán a la altura del trabajo y el sacrificio que implica construir una carrera. Esto no quiere decir que sean perfectos haciéndolo, sino que puedan coparse con un plan y salir a cumplirlo trabajando en equipo. Está ligado con el perfil de cada artista: tenés los que lo primero que te dicen es que quieren tocar en el Lollapalooza y otros lo que buscan es que alguien llore con su canción o que su beat invite a bailar. Nosotros estamos más de ese lado, de los que tienen ganas de salir a conectar. A partir de eso, proponemos un plan y asignamos los recursos necesarios para que se mantengan en el tiempo, ya que lo hacemos con el arte dura toda la vida”.

 

“La pandemia fue una oportunidad para redireccionar la energía destinada al vivo en construir una identidad más sólida”

 

La pandemia afectó a la industria musical, especialmente dejando a técnicos, sonidistas, productores y asistentes sin trabajo por la falta de shows en vivo. Al ser consultados sobre cómo se tomaron este parate, el dúo comentó: “Significó para nosotros una suerte de «oportuncrisis» para reforzar la prensa y comunicación, nos sirvió para exteriorizar el laburo que realizamos puertas adentro. En cuanto a la dinámica de trabajo, ya éramos bastante digitales con el seguimiento de los artistas, por lo que nos agarró bien parados”. Sobre la vivencia de los músicos, nos cuentan: “A pesar de la falta de shows en vivo, que es sin dudas una parte vital, fue una oportunidad de redireccionar esa energía, tiempo y recursos en construir una identidad más sólida junto a un plan estratégico. Tener un criterio y un cuidado a la hora de tocar potencia el show, todo el trabajo previo se refleja en el escenario”.

La escena emergente actual está llena de condimentos que van construyendo un nuevo paradigma: Hay varios universos que se vienen cultivando como la música urbana, y por otro lado tenes al indie pop y r&b. Hay una nueva generación de artistas con otro tipo de discursos que toman recursos del pasado pero los renuevan. Antes había un mainstream pero ahora hay muchos nichos, movidas que llenan lugares con un público fiel. El rock sufrió un recambio que tuvo que ver con la perspectiva de género, cayeron muchas máscaras y se dio espacio a otros estilos”. En cuanto a su mirada sobre las grandes discográficas y la industria musical, agregan: “La industria tiene todavía que romper las viejas costumbres del siglo XX de seguir buscando la bala de plata o la gallina de los huevos de oro. En algunos contratos se habla de explotar recursos fonográficos y es algo que suena fuerte porque hay personas detrás de eso, no son solo artistas a los que sacarles el jugo. De a poco esto va cambiando y algunas prácticas como contratos 360 o que duran 10 años van desapareciendo”.

De cara al futuro, Cactus tiene en su mira lanzar el próximo año su sello discográfico como un espacio más donde salir a apoyar el potencial de los artistas. En cuanto a los shows en vivo, nos cuentan: “Hoy estamos siendo previsores y no solamente con los cuidados porque la pandemia no terminó, sino también en juntar fuerzas. En este momento en el que todo el mundo va a salir a hacer todo al mismo tiempo no vemos la necesidad de correr, más bien se trata de fluir acorde los shows que van volviendo y siempre buscando el beneficio de los proyectos con los que trabajamos”.

La apuesta por los artistas emergentes, independientes y locales es una tarea importante para el crecimiento de la cultura y de romper con la lógica de la velocidad, lo tradicional y las viejas estructuras. Es hora de mirar primero para adentro, repensar el por qué y el para qué, y así lograr un resultado más fructífero.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

One thought on “CACTUS! MÚSICA: “HAY QUE DEJAR DE BUSCAR LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *