BLACK IS KING DE BEYONCÉ: MÁS QUE UN ÁLBUM VISUAL

Cuando el arte se funde con la historia y la antropología

Nuevamente Beyoncé nos deja boquiabiertos con su arte. Como si su anterior álbum visual LEMONADE (2016) no hubiese sido suficiente, en BLACK IS KING (2020) nos demuestra que se sigue superando a nivel artístico sin dejar de lado la política. La obra es una sucesión de videos que, simultáneamente, cuenta una historia de la mano del disco The Lion King: The Gift (2019).

La obra está basada en la banda sonora de El Rey León (2019) y pertenece al repertorio de Disney. Tras interpretar a Nala en la película, la artista quiso mostrar los paisajes africanos desde una perspectiva en la que se pudiera contemplar su belleza. Nos dio un adelanto de lo que el material iba a ser con el videoclip de  ‘ALREADY’, y estaba claro que no nos iba a decepcionar.

Esta pieza contiene una paleta de colores infinita que logra exitosamente que no podamos sacar la vista de ella. Si bien la mayoría de sus locaciones son exteriores, en la arquitectura, escultura y pintura se encuentran referencias al arte clásico. Estas se pueden apreciar en las nervaduras y pilastras corintias y en los cuadros de Beyoncé con sus hijos simulando ser una Madonna con el Niño Jesús.

En cuanto a lo narrativo, vemos en el primer tercio de la película a un niño que simboliza a Simba en el film original. Beyoncé lo acompaña a lo largo de su crecimiento como una suerte de ángel junto al bailarín nigeriano Stephen ‘Papi’ Ojo, quien pintado de azul interpreta a su inconsciente. Cuando Simba todavía es un infante, tras la muerte de su padre, se mete en un mundo oscuro de apuestas y de lujos. Su tío Scar tiene como finalidad que el príncipe se olvide de su identidad y, por ende, de su pasado.

Para darle una forma consistente a la historia, entre canciones ponen clips del audio de El Rey León. Lo vemos a Simba ya crecido cuando llega a la ciudad acompañado del tema ‘JARA ARA E interpretado por el cantante nigeriano Burna Boy, en donde las hienas son representadas por una pandilla de bicicletas. La versión madura de Nala emerge en el desierto con un vestido magenta que contrasta con el paisaje seco. 

 

“Con este proyecto quise presentar la tradición africana con un toque moderno”

 

Bey no se limita a los elementos básicos de una película: incluye simbolismos en el vestuario, el cual se homogeniza con los paisajes naturales haciendo de cada fotograma una pieza artística en sí misma. La simbología de la vestimenta incluye alusiones desde la diosa del agua y fertilidad Yoruba Oshun hasta el uso del lipombo (alargamiento del cráneo) del pueblo mangbetu. También cita a los pueblos sudafricanos xhosa y zulú usando pieles de vaca nguni. Así la directora del proyecto demuestra que África resulta ser culturalmente muy diversa, desmitificando la creencia de que el continente entero comparte una misma tradición.

Pero la narrativa del film es tan solo una excusa para explorar la vasta historia del continente africano y el tratamiento de su diáspora. Entre cada canción, además de los diálogos, ubica poemas de la escritora somalí Warsan Shire aludiendo a la historia negra. Como Beyoncé explica en Instagram: “Con este álbum visual quería presentar elementos de la historia negra y la tradición africana con un toque moderno y un mensaje universal, y lo que realmente significa encontrar tu propia identidad y construir un legado”.

La artista no pudo elegir un mejor momento para su lanzamiento, siendo el 2020 un año marcado por el evidente racismo y el auge de los supremacistas blancos que siguen existiendo. A propósito, Yoncé declaró en su cuenta de Instagram: “Los eventos de 2020 han hecho que la visión y el mensaje de la película sean aún más relevantes, ya que personas de todo el mundo se embarcan en un viaje histórico”.

Nuestra interpretación sobre lo que hace al hombre ha sido corrompida gracias a la colonización y esclavitud europea de las tierras africanas. Como dice la revista Esquire: “BLACK IS KING pide a los hombres negros que se deshagan de las cadenas de la masculinidad colonizada que conduce a la violencia contra las mujeres y las niñas, la queerfobia y la destrucción de sí mismos”. 

Beyoncé ha logrado no solo que disfrutemos de un espectáculo visualmente deleitante, sino que también amplió nuestra perspectiva respecto a la cultura africana, permitiéndonos aprender de ella y expandir nuestra cosmovisión.

*BLACK IS KING ya está disponible en la plataforma Disney+.

SHARE
SEGUINOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *