VILO VOLCÁN, LA CALMA Y EL PRESAGIO

Una erupción sonora entre el beat y la canción

Con un pie en el trabajo de beat preciso y detallista, y el otro sobre la canción, Vilo Volcán construye una atmósfera sonora particular y una narración compacta y emotiva de la vida a través de un filtro que junta epicidad y patetismo. El año pasado la banda cordobesa presentó su álbum ‘Tres Monedas’ y mientras se preparan para volver a los escenarios, visitamos un ensayo y charlamos con Nacho (teclados y voz), yull (guitarras), Julieta Menguo (bajo y sintetizador) y Caco (batería).

¿Cómo nace Vilo Volcán?

Nacho: A mediados de 2018 yo tenía un par de canciones que estaban en estado maqueta, recién estaba aprendiendo a usar el Ableton. Yo lo había escuchado a yull con Violencia En El Parque y me había gustado. Lo invité para hacer una fecha que era en la presentación del disco homónimo de A La Vera Lucía, que era en un mes. Tuvimos que ponerle un nombre y yo quería algo que fuera como Mariano Marintez, como Federico Falco, algo que repita consonantes.

 

“A veces tenés que taggearte y definirte aunque no quieras. Entonces me etiqueto irónicamente para manejar con humor esas instancias de definición”

 

Yull: Escuché los temas y nos pusimos a pensar lo que podía ser una puesta en vivo. La fecha estuvo hermosa, la pasamos re bien, vimos que había buena respuesta. Ese año tocamos mucho y en 2019 pintó meterle al disco, nos quedamos encerrados con eso y ahí la llamamos a la Juli; queríamos darle otra fuerza y otra mirada. Estuvimos más de un año armando el disco, podemos decir que Vilo Volcán subsiste a través de la conjunción de muchas horas de una silla y un monitor. Ahora tenemos mucha manija de salir a tocar porque con la pandemia nos encerramos otro año más: teníamos pensado que el disco lo hacíamos en 2019 y 2020 era el tiempo de salir a presentarlo, pero no lo fue y ahora tenemos más ganas que nunca. Queremos tocarlo con la fuerza que se merece un regreso, y ahí es cuando aparece Caco en la ecuación. Ahora estamos pensando en armar una puesta en escena no solamente desde lo musical, sino también de lo visual y lo escenográfico, lo que puede ser compartirlo con gente de otra manera.

N: Joe Polar, que nos hizo las visuales del disco, la interfaz, las tapas y el logo, va a trabajar las visuales del show. Creo que eso de conjugar la compu con nuestros instrumentos puede ser explotado porque no solamente tenemos la compu como un fin práctico de hacer sonar el set, lo que ya es complejo, sino que queremos trabajar el hecho de cada uno tenga su isla y a la vez la banda se pueda desagregar en 4 entes diferentes y armar el Megazord bien potente. 

Su bio de Spotify dice que son una banda de «Synthcore Craftpop»: ¿qué es eso?

N: Para mi es el chiste de tener que taggear y definirte aunque no quieras hacerlo. Es una estrategia, me etiqueto irónicamente pero a la vez te estoy tirando data, para manejar con humor esas instancias de definición. Y «craftpop» porque le damos un tiempo de maduración a las cosas, le damos mucha bola al craft, pensamos que al momento de experimentar con la mezcla pueden surgir cosas nuevas y lograr un sonido propio.

Se ubican fácilmente dentro de un subgénero del under de Córdoba que nace del beat y la máquina, pero no resignan el núcleo de la canción.

Y: Todes hemos venido del rock, yo con Violencia En El Parque, Nacho con Mamut.

Caco: Yo también vengo del rock y está bueno lo que se está generando con este formato. Tengo dos ensayos y es algo nuevo para mi buscar la traducción de lo que me pasaron a este formato.

N: Por lo menos dos temas del disco son el resultado de poner el laboratorio a combinar cosas que en un principio parecen no estar cerca. ‘Tala’ tiene una bata inspirada en un tema de Deftones en el juego caja bombo, junto a una cita al trap que no envejezca rápidamente: eso quedó arriba de una canción que surgió con guitarra y voz. ‘Quebradas’ también es es una mezcla, en ese momento había salido ‘Callar’, el single del segundo disco de Valdes, y ese sonido de bombo caja housero nos resolvió el tema, teníamos muchas versiones y no lo podíamos cerrar. 

 

“En la cuestión tímbrica, buscamos un resultado en el cual el oído pueda escuchar todo el desarrollo sonoro”

 

Tanto el single ‘Dame Pie’ como el disco ‘Tres Monedas’ son repetibles ¿Hay algo de pensar un trabajo que se escuche en repeat?

Julieta Menguo: Sí, elegimos temas discursivamente, porque hay temas que hizo Nacho y son de cierta época y temas más recientes que escuchamos que no encajaban.

N: Yo creo que aspiramos a algo que no se agote en la primera escucha. Ya que no tenemos los medios para hacer algo algorítmicamente repetible, de alguna manera hay que tirar el gancho para que quedes con ganas de más, y puede ser con un tema de un minuto o con un disco de 16.

¿A qué se refieren cuando dicen que eligen los temas discursivamente?

JM: Principalmente, a cierta estética de timbres y de las formas. 

Y: El discurso no está solamente en la lírica. Capaz lo que más hemos trabajado en tantas horas frente a la compu es la cuestión tímbrica, para poder llegar a un resultado en el cual el oído pueda escuchar todo el desarrollo sonoro que está sucediendo. ‘Dame Pie’ es un tema que tiene guitarras, y en el disco podés llegar a escuchar alguna guitarra, pero no te vas a dar cuenta a primera escucha porque están deformadas. La forma y el color de los sonidos son muy importantes.

Quisiera resaltar el trabajo lírico porque me gusta, creo que hoy en día no es fácil encontrar un registro poético y que funcione. ¿Cómo lo trabajan?

N: Para mi la tensión ahí es hacer jugar el background literario pero filtrarlo para que llegue y sea pop a la vez. En un poema no usaría la palabra corazón pero en las letras sí para que sea directo, y si la música lo permite me puedo poner todo lo épico que la música pida. Está bueno pensar que la canción es un género independiente y te permite trabajar de otra manera todos los significados porque te estás respaldando en un sonido que es una palabra más.

Cuando decimos “si la música lo permite” es porque hay una relación, muy difícil de nombrar pero también de eludir, entre lo que estás cantando y el contexto sonoro en el que se canta. ¿Qué podemos decir de esa conjugación?

Y: Viendo los procesos en retrospectiva creo que las canciones han salido desde la idea sonora: se genera una atmósfera y eso te pide algo. Nosotros hablamos del balbuceo, es escuchar lo que está sucediendo y empezar a hablarle, cantarle, así salen melodías o letras y aparece una chispa. Es difícil decir qué vino primero, si la música o la letra, pero se forma una atmósfera propia en donde se crea todo. 

N: ‘Tala’ es una canción romántica con final shakesperiano porque terminan los dos muertos, si tenés una bata deaftonera abajo, eso lo podés decir. ‘Quebradas’ también es una canción épica y recién en el momento en el que tuvimos el bombo caja y ese loop rítmico del sinte cerramos la letra, porque si no hubiéramos encontrado ese sonido la letra sería más blanda.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *