LA VUELTA DE SODA STEREO: UNA BURBUJA EN EL TIEMPO

Se cumple un nuevo aniversario del regreso de Soda con la gira Me Verás Volver

El 2007 fue un año donde los planetas se alinearon y muchas bandas icónicas como The Police, Genesis y Héroes Del Silencio se juntaron nuevamente tras un largo tiempo de inactividad. Pero en Latinoamérica había ojos para una sola: Soda Stereo. Diez años después de su último show en 1997 Gustavo Cerati, Charly Alberti y Zeta Bosio volvieron a unirse, y con la gira Me Verás Volver recorrieron todo el continente agotando estadios, rompiendo récords en todos los países, sonando mejor que nunca y elevando la vara lo más alto posible.

La idea de una reunión era impensada para todos. Lo más cercano a eso fue su encuentro en el 2002 para una entrega de MTV Awards, donde el grupo fue reconocido con un ‘Premio Leyenda’ por su trayectoria. Era la primera vez desde el ‘Último Concierto’ en el estadio de River Plate donde se los veía a los tres juntos en público. Después de aquella noche cada uno siguió con su respectiva carrera. 

Cinco años después, la salida de Ahí Vamos (2006) ubicó a Cerati en un lugar de confort, dejándole la pista libre para poder realizar lo que quisiera luego del éxito masivo que marcó aquel álbum y su respectivo tour. Por otro lado, Alberti volvió hacer música, cosa que no realizaba desde el fin de Soda, con su conjunto Mole: una cuarteto de rock alternativo formado junto a su hermano. En cuanto a Zeta, el bajista conducía un programa de televisión sobre música y festivales. Fue durante este tiempo que se los empezó a ver juntos por la noche porteña. De a poco el público reunía esperanzas, aunque sin tener ninguna sospecha real de que iba a suceder.

 

“La gira Me Verás Volver recorrió Argentina, Estados Unidos, México, Venezuela, Panamá, Perú, Chile, Ecuador y Colombia”

 

Con las relaciones recompuestas, lo cual era lo más importante para ellos, pusieron en marcha el operativo retorno y lo decidieron llamar Me Verás Volver en referencia a la letra del hit ‘En La Ciudad De La Furia’ de Doble Vida (1988). Las entradas se pusieron rápidamente en venta y superaron toda expectativa de récords: había un solo River programado, el cual se agotó en pocas horas, y cuando agregaron una fecha más sucedió lo mismo. Terminaron siendo seis conciertos en el estadio de fútbol, lo que los convirtió en la banda, nacional e internacional, que más veces tocó allí, hasta que en 2012 Roger Waters superó ampliamente esa marca con nueve presentaciones.

El 20 de septiembre de 2007, exactamente diez años desde la fecha en la que tocaron juntos por última vez, el trío vuelve a pisar un escenario en el boliche Museum para realizar una conferencia de prensa, donde además tocan unas canciones. Se habló de una “burbuja en el tiempo”, ya que esta reunión iba a ser algo de ese momento y no se volvería a repetir. El mismo Cerati aclaró que no habían planes de seguir o lanzar material nuevo:Es una suma de situaciones, no hay una sola en particular. En lo personal, sentí que era un buen momento para celebrar diez años. Por otro lado, hubo una serie de encuentros entre nosotros y fue floreciendo esta posibilidad. Lo otro tiene que ver con mis hijos; me gustaría que vieran a Soda Stereo y en algún momento teníamos que hacerlo. Yo había anunciado que no queríamos volver cuando estuviéramos muy patéticos… ¡espero que no lo estemos!”.

Nuevamente se calzaron el uniforme de abanderados del rock en español e izaron la bandera que ellos mismos venían tejiendo desde 1982. Al ser pioneros en exportar el rock en español a todo el mundo, el tour debía estar a la altura de shows internacionales. Buscaron realizar una puesta visual superadora a todo lo que se haya visto, y fue así que contactaron a Martin Phillips, quien fue diseñador de escenarios para Nine Inch Nails, Duran Duran y Daft Punk. El stage contaba con tres luces circulares gigantes que se movían y parecían naves espaciales que bajaban a la Tierra mientras generaban diferentes climas según cada canción.

La gira comenzó el 19 de octubre del 2007 en Argentina y continuó por todo el resto del continente con fechas en Estados Unidos, México, Venezuela, Panamá, Perú, Chile, Ecuador, Colombia y un show en Córdoba, ciudad a la que el grupo no iba desde la Gira Animal en 1991. Fueron un total de 22 sold outs en un poco más de tres meses donde recorrieron toda su discografía. Hits como ‘De Música Ligera’, ‘Sobredosis de TV’, ‘Juegos de Seducción’, ‘Persiana Americana’ y ‘Prófugos’ sonaron en cada uno de los recitales, aunque también trajeron a la vida rarezas que no tocaban hace mucho tiempo, siendo ‘Tele-Ka’, ‘Imágenes Retro’, ‘No Existes’, ‘Te Hacen Falta Vitaminas’ y ‘Picnic En El 4°B’ algunos ejemplos. Además estrenaron ‘Zona De Promesas’, canción que nunca habían tocado en vivo. El cierre de la gira fue en Buenos Aires con un River Plate explotado de gente y muchos invitados ilustres que fueron parte de la historia del conjunto: Andrea Álvarez, Richard Coleman, Fabián Quintiero, Gillespie y Carlos Alomar, quien fue el guitarrista icónico de David Bowie y además produjo Doble Vida. El mismo viajó desde New York para tocar ‘Terapia de Amor Intensiva’ y ‘Lo Que Sangra (La Cúpula)’.

Con este nuevo reencuentro, Soda Stereo no sólo reivindicó su lugar como la banda más importante de toda Latinoamérica, sino que además logró que una nueva generación pueda descubrir su música y verlos en vivo. Gente que en los ‘80 o ‘90 iba a sus recitales, ahora lo hacía con sus familias para vibrar con las canciones que, con el paso del tiempo, siguen siendo cada vez más grandes. Con esta gira su figura se agigantó más que nunca, demostrando que si esta reunión fue solamente una burbuja en el tiempo, entonces fue una excelente burbuja de soda.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *