ANTON CORBIJN: FOTOGRAFIANDO LA MÚSICA

El artista holandés lleva más de 40 años de carrera con su estilo particular

Anton Corbijn es, sin duda, uno de los fotógrafos de la música más importantes de todos los tiempos: ha retratado incansables veces a artistas de la talla de U2, Depeche Mode, The Rolling Stones, R.E.M. y Joy Division, entre otros. Con su estilo tan particular e icónico, captura con su cámara detalles que otros no pueden. 

Nacido en los Países Bajos, comenzó como adolescente fotografiando a músicos locales, pero no fue hasta que se mudó a Inglaterra que sus imágenes se convirtieron en tapas de prestigiosas revistas como NME. Gracias a esto, se produjo su acercamiento a bandas emergentes de finales de los ‘70 y principios de los ‘80, entre las cuales se encontraron Depeche Mode y U2, con quienes logró sus trabajos más recordados e incluso hoy sigue trabajando con ellos.

“Su debut en el cine fue una biopic de Ian Curtis, uno de los primeros artistas que fotografió como profesional”

 

Corbijn siempre manifestó que él no retrata a los músicos o a la banda, sino que retrata a la música. Un claro ejemplo de esto fue al realizar, junto al cuarteto irlandés, las fotos para la tapa de su disco The Joshua Tree (1987). La banda no paraba reírse entre toma y toma y él se enojaba pidiéndoles seriedad, ya que sus canciones denotaban eso y no tanta alegría. 

Más allá de la fortuna de haber estado en el momento indicado y codearse con esos conjuntos, la mayor parte de su éxito se debe a su estilo particular como fotógrafo. Trabaja sus imágenes con un intenso nivel de contraste y predominan los retratos en blanco y negro, con lo logra realzar todos los detalles de los rostros que de otra manera quedarían ocultos. Casi todas sus producciones son en exteriores para dejar de lado el frío del set y las luces, generando un ambiente más natural y realista. Sea con fotos monocromáticas o color, logra que las fotos cobren vida y sean vibrantes.

A lo largo de su carrera ha fotografiado a un centenar de artistas diferentes volviéndolo así en uno de los fotógrafos más respetados. Además de todos los mencionados previamente, trabajó con Paul McCartney, Henry Rollins, Tom Waits, Nirvana, David Bowie, Morrisey, PJ Harvey, Sting, Patti Smith así también como con actores de la talla de Willem Dafoe y Robert Pattinson.

También incursionó en la dirección de videoclips: ‘One’, ‘Pride (In The Name Of Love)’, ‘Never Let Me Down Again’, ‘Heart Shaped Box’ y ‘Personal Jesus’ son algunos ejemplos bajo su mando. En las últimas décadas debutó en el cine realizando el film Control (2007), una biopic sobre Ian Curtis, y un show en vivo de Depeche Mode lanzado en el 2015.

Hoy en día sigue trabajando fiel al estilo que lo destacó entre el resto y lo volvió tan reconocible. Como esos artistas a quienes podemos reconocer tan solo escuchando unos segundos de sus obras, el portfolio de Anton es tan impactante que reconocemos su autoría en un solo vistazo.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *