ALGUIEN QUE SOLÍA CONOCER: SMASH MOUTH

Si no escuchaste ‘All Star’ en la radio, en la tv o en un meme, probablemente hayas nacido antes de 1991

Fines de la década del 90. La chispa revolucionaria del grunge se había extinguido, el britpop estaba perdiendo su frescura y MTV se encontraba repleto de bandas adolescentes tocando un pop punk demasiado cercano a Disney. Mientras tanto, la industria cinematográfica producía films innecesarios como el Batman y Robin (1997) de los batipezones o la película de las Spice Girls, Spice World (1997). Este curioso páramo cultural brindó el contexto adecuado para que un conjunto de ska de dudosa calidad defina, con todos los clichés posibles, el sonido de la época. Primero con ‘Walking On The Sun’ y luego con ‘All Star’, Smash Mouth se encargó de construir un extraño legado. En SPE nos preguntamos qué fue de la vida de la divertida, polémica y «memeada» agrupación. Hoy te traemos la respuesta.

Formada en 1994 en California, el grupo fue fundado por Steven Harwell (voz), Greg Camp (guitarra), Paul De Lisle (bajo), Michael Klooster (teclados) y Kevin Coleman (batería). En sus inicios fueron exponentes del ska tradicional, adquiriendo notoriedad con el demo ‘Nervous in the Alley’, el cual les permitiría firmar con Interscope Records en 1996. Al cabo de un año lanzaron su debut discográfico, Fush Yu Mang, la obra que torció el rumbo de su carrera. ¿Cómo? ‘Walking on the Sun’, partiendo de un órgano con mucho groove y una guitarra punteando un riff memorable, se encargó de ser lo suficientemente pegadizo para hacer el recorrido que todo one hit wonder debe tener: líder de charts, aparición en películas como Un Hombre Lobo En París (1997) y series como ER (1998). En el marco de un sonido que no podía ser más californiano, hicieron que todas las cabezas volteen a verlos.

La consagración llegaría con Astro Lounge (1999), un LP que condensaba muchos de los vicios sonoros, estéticos y morales de fines de la década. Compresión excesiva, estribillos repetitivos hasta el cansancio y una notable intención de querer «pegarla». De hecho, el productor Eric Valentine (quien ya había trabajado con otra banda de un solo éxito, Third Eye Blind) se encargó de analizar y reciclar recursos de las canciones que encabezaban los rankings. ¿La intención? Crear un disco repleto de hits.

La inclinación hacia un pop comercial generó la salida de Kevin, reemplazado por Michael Urbano. La joya del álbum y de sus carreras fue ‘All Star’, una pista de la cual se podrían realizar ensayos sobre su influencia en la cultura de internet. Si ‘Walking on the Sun’ había triunfado y sonado en cuanto medio audiovisual hubiera, ‘All Star’ dio el siguiente paso. Su característica melodía, la estructura simétrica de ocho compases y el estribillo poguero daban la mezcla perfecta para uno de los mayores hits de la época. Robert Hayes, su manager, recuerda que fue un trackmuy licenciable, autoricé que saliera en todos lados”. Incluso en entrevistas recientes, Greg Camp reconoce que al día de hoy siguen llegando solicitudes para usarla en publicidades.

Dos años después de su lanzamiento, el ya considerable renombre del tema aumentaría al aparecer en Shrek (2001), la primera edición de la saga del ogro. También estaría incluido en la banda sonora del film un cover de The Monkees, ‘I´m A Believer’, correspondiente a Smash Mouth (2001). Esta relación con DreamWorks le ocasionó problemas comerciales al grupo, ya que ambas canciones estaban incluidas en el álbum de la película, disminuyendo así las ventas de sus propios discos.

Get The Picture (2003) marcaría el descenso de popularidad y de calidad, continuando con la tendencia de conjuntos exitosos a fines de los ‘90 que en el nuevo milenio no pudieron hacer pie (pop punk alert). La debacle total de la banda se dio con Old Habits (2005), que demoró su lanzamiento con la esperanza de ganar publicidad con la aparición de Steve en el reality show The Surreal Life (2003). La campaña no funcionó y el álbum fue archivado —de hecho, la mayoría de sus composiciones estuvieron en Summer Girl (2006)—. En estas instancias, Smash Mouth no ocultaba en absoluto su afán comercial y grabaron un videoclip de ‘Story Of My Life’ en el reality donde estuvo Harwell: el peor secreto mejor guardado de internet, ya que es imposible de encontrar, pero ¿quién querría verlo, no?

La floja repercusión de Summer Girl ocasionó un hiato prolongado hasta el próximo LP. En el medio, numerosos reemplazos y cambios de integrantes, con la salida de Greg Camp inclusive. Finalmente, en 2012 presentaron Magic, donde demostraron que distanciarse del foco de atención les vino bien para volver a sus raíces. Con canciones frescas y un sonido alejado de los clichés noventosos, realizaron posiblemente su mejor producción desde Astro Lounge, con Mike Krompass y Randy Cooke reemplazando a Camp y Urbano.

Los últimos materiales discográficos que obtuvimos del conjunto son extraños. Por un lado, podemos encontrar su colaboración con el ignoto productor Specter en ‘Love Is A Soldier’, un track de EDM de cuestionable nivel. Explorar la música electrónica parece un manotazo de ahogado común en los grupos de un solo hit. Por lo menos Jet tuvo el buen gusto de colaborar con Bloody Betroots y el resultado fue decente. En 2018 lanzaron ‘Unity’ una colaboración con Kool Keith y DMC (sí, la otra mitad de RUN DMC), una fusión de rap rock que no está nada mal.

La hoja de vida de Smash Mouth es muy curiosa y tiene muchas aristas, como el recital en el cual les arrojaron pedazos de pan y Harwell enfureció, su conflicto con los Smashing Pumpkins a causa de Shrek, o su carácter viral en internet. ¿Cuántas bandas con casi 300 millones de reproducciones en un tema tienen solo 16 mil seguidores en Instagram? Si alguna vez te preguntaste qué fue de sus vidas, siguen vivos, tocando música divertida y sin mayor preocupación que esperar el lanzamiento de la próxima película de un ogro verde. Nada mal para alguien que solíamos conocer.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *