ALGUIEN QUE SOLÍA CONOCER: GOTYE

Llegó por sorpresa, creó un hit increíble y se fue sin avisar. ¿Qué fue de la vida de Gotye?

Goyte es el nombre artístico de Wouter ‘Wally’ De Backer, quien tomó por sorpresa al mundo en 2011 con su disco Making Mirrors, especialmente con el single ‘Somebody That I Used to Know’. El músico belga-australiano creó en su tercer álbum la canción más escuchada de ese año según los charts de Billboard, en colaboración con la neozelandesa Kimbra. Sin embargo, poco supimos de él luego del tema que hizo tararear a todo habitante del planeta. ¿Qué pasó con Gotye?, nos preguntamos en SPE. Hoy te traemos la respuesta.

Con 23 años, hizo su debut discográfico lanzando Boardface (2003) bajo el seudónimo Gotye, su versión de Gaultier (traducción al francés de  Wouter). Años más tarde presentaría Like Drawing Blood (2006), reafirmando sus virtudes musicales. Ambos discos daban muestra de su talento compositivo, conjugando sonidos experimentales con el pop electrónico de moda por aquella época. Sin embargo, el éxito fue modesto: si bien fue víctima de críticas mixtas, pasó casi desapercibido. Al ser un confeso purista del audio (colecciona teclados y sintetizadores vintage), no sorprende que se haya demorado cinco años en componer el LP que lo llevaría a la fama mundial: Making Mirrors.

“GOTYE FUE ACUSADO DE PLAGIO POR SU EXITOSO TRACK ‘SOMEBODY THAT I USED TO KNOW’”

 

La recepción del álbum lo tomó de sorpresa, llevando a medios especializados como Pitchfork a compararlo con otros trovadores experimentales del pop, como Peter Gabriel, George Michael y Hall & Oates. Por su parte, ‘Somebody That We Used to Know’ recibió halagos por escaparle a las fórmulas comerciales y ser una producción heterogénea y arriesgada. A partir de esa melodía hipnotizante y sencilla, De Backer podía darse el lujo de alejarse de los clichés del género. No es un tema con un bombo marcando el ritmo en negras (es decir, en cada pulso del compás), ni tampoco es una canción de guitarra acústica creada para ser un hit. Simplemente es una buena progresión armónica, acompañada de un fraseo melódico increíblemente tarareable. El single invitaba a ser reproducido en cualquier contexto: amenizando una noche con amigos, viajando en colectivo, en un karaoke desaforado o durante un momento de introspección, mirando a la nada y pensando en todo…

Sin embargo, el acceso a la fama no le fue gratuito a Wally, quien se vio envuelto en situaciones embarazosas rápidamente. Las polémicas comenzaron en julio de 2012, durante la gira presentación de Making Mirrors. La cadena de noticias CNN cometió el grosero error de comunicar su supuesto suicidio, con el siguiente mensaje: «A las 4:32 de la mañana, en el horario de la costa este de EE. UU., se informó que Gotye se había disparado en la cabeza con una pistola 9mm. Se dio por muerto a las 4:45 y la investigación concluyó que la causa fue suicidio«. El artista, con un sentido de la ironía bastante acertado, tuvo que desmentir el comunicado  con la siguiente publicación en su cuenta de Twitter. Alguien se tomó muy en serio el «eliminá a uno».

No obstante, la controversia no se detuvo ahí. En mayo de 2013, De Backer fue acusado de plagio por su exitoso ‘Somebody That I Used to Know’. Los demandantes fueron los familiares de Luiz Bonfa, un compositor brasileño del siglo XX, que tomaron cartas en el asunto luego de que algunos expertos musicales notaran el gran parecido con ‘Seville’, publicada en 1967. Las similitudes son notables: ambas canciones comparten la línea de bajo y la progresión armónica, por lo que Wally se vio obligado a admitir en un diario australiano que había tomado «prestados» los acordes centrales y el riff inicial.No es una estafa, sino un sencillo homenaje”, declaró el cantante, intentando concluir rápidamente todo el asunto. Por supuesto, estuvo dispuesto a compartir con los herederos de Bonfa un 45% de los beneficios obtenidos con su canción. Menos mal…

 

“NO HAY INDICIOS DE QUE GOTYE ESTÉ TRABAJANDO EN NUEVA MÚSICA PARA QUITARSE LA POCO AGRADABLE ETIQUETA DE ONE HIT WONDER.”

 

Ese mismo año, después de la inusitada fama y el éxito del que fue su último disco solista, volvió a reunirse con The Basics, un proyecto paralelo en el que tocaba la batería y cantaba, con quienes lanzó The Age of Entitlement (2015), de moderada repercusión. Sin embargo, la mayor parte de sus esfuerzos fueron dedicados a crear dos sellos discográficos. El primero es Spirit Level, cofundado con Tim Shiel, de la radio australiana Triple J. El segundo (y más relevante, al menos para Wouter) es Forgotten Futures, con el que pretende mantener viva la obra de Jean-Jacques Perrey, su héroe musical, entre otros pioneros de la experimentación sonora. Este último sentó las bases de la música electrónica en Francia, pero, sobre todo, es el creador del tema de apertura de El Chavo del 8 (1973).

Actualmente, no hay indicios de que Gotye esté trabajando en nueva música para quitarse la poco agradable etiqueta de one hit wonder (rótulo aún más bochornoso si tu único mejor tema está acusado de plagio). El belga parece ser feliz viajando por el mundo, coleccionando instrumentos musicales exóticos y rindiendo homenaje a sus ídolos. Tal vez el éxito de ‘Somebody…’ lo obligó a tomarse un descanso, ya que llegó a confesar en algunas entrevistas que se sentía agobiado de la inmensa fama del single. Quizás está esperando a que el mundo se olvide de él por completo para volver a tomarlo por sorpresa con un nuevo hit. Mientras tanto, podemos afirmar que hemos encontrado a Wally y que, por ahora, seguirá siendo alguien que solíamos conocer.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *