5 SECONDS OF SUMMER Y UN ÁLBUM NECESARIO

¿Quién no quiere un poco de CALM en estos tiempos locos?

Cuando el 27 de Marzo salía CALM (2020), todos los integrantes de la banda australiana 5 Seconds Of Summer se encontraban cuarentenados en sus respectivas casas. Un panorama sin duda diferente a lo planeado por los artistas y lo esperado por los oyentes. Sin embargo, no por eso negativo. El espíritu del grupo conformado por Ashton Irwin (batería), Luke Hemmings (voz), Calum Hood (bajo) y Michael Clifford (guitarras) no es uno que vaya a verse afectado por el encierro. Al contrario, si algo puede, es darle la chispa que se hace tan necesaria en este momento.

Desde que ‘She Looks So Perfect’ alcanzó el título de hit en el 2014, 5SOS (como se los estiliza cariñosamente) se ha caracterizado por ser un banda de lo más alegre, auténtica y fresca. Gran parte se debe a la personalidad propia de sus integrantes, que no desperdician una actitud amistosa y humanizada. Una propiedad que siempre fue bastante palpable en las líricas de sus canciones, y cuyo nuevo trabajo no falla en exacerbar.

 

“SU PERFIL SONORO ANUNCIA UN FUTURO ÁLBUM MÁS ACABADO E INDISCUTIDAMENTE POP”

 

La introducción al mundo de su cuarto disco fue a través de los singles ‘Easier’ y ‘Teeth’, cuyo perfil sonoro anunciaba un futuro álbum más acabado e indiscutidamente pop, indicios de un nuevo camino que su aclamado trabajo Youngblood (2018) ya había comenzado. Les siguió el hit bailable ‘No Shame’, que nada tiene de calma pero sí mucho de un mood despreocupado; una honesta ‘Old Me’ y un regalo para Calum en lo que podríamos llamar «su canción» ‘Wildflower’.

Su último video, filmado enteramente en sus casas, fue editado por Andy DeLuca, el mismo responsable del arte de tapa y del material tanto fotográfico como audiovisual que ostenta la banda. Acompañándolos durante su tour del 2018, el creativo logró alcanzar una estética visual que permanece dentro de los parámetros de lo trendy, a la vez que captura la individualidad de lo que 5SOS venía a transmitir.

El disco es el primer lanzamiento del grupo bajo el sello Interscope Records, tras años de trabajar junto a Capitol; y uno de los más complejos en su historial. Temas como ‘Red Dessert’ o ‘High’ demuestran que los artistas progresan trabajo a trabajo, aún permaneciendo fiel a lo que los hace ser ellos. En general, el álbum es personal desde el título mismo, ya que CALM proviene de las iniciales de los nombres de los integrantes, no le faltan baladas sentimentales como ‘Lover Of Mine’, y detalles como los falsettos de Hemmings o la afilada guitarra de Clifford siguen siendo el piso fuerte de la estructura.

Dejando atrás el perfil más pop-punk que álbumes como Sounds Good Feels Good (2015) tenían, se embarcan en un viaje donde el pop es el principal componente del camino, pero las paradas ofrecen tintes oscuros que rompen la atmósfera, como las líricas en ‘Teeth’. El último LP presenta un viaje emocional desde el primer track, acabando con una reflexión y mostrando la maduración tanto personal como de sonido.

5 Seconds Of Summer es una banda que siempre se va a merecer más atención de la que en realidad tiene. Aunque quizá, personalmente, no la necesiten: solo necesitan pasarla bien. Y, sin dudas, CALM demuestra que lo están haciendo.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *