FABIANA CANTILO: LA MAGIA NUNCA DESAPARECIÓ

Invitados estelares, anécdotas y declaraciones de amor en su presentación en el Teatro Gran Rivadavia.

Las butacas del Teatro Gran Rivadavia de Flores se ocupaban poco a poco. “¡Fabi Cantilo!”, gritaban impacientes dos nenes en el pasillo izquierdo de la sala, provocando ternura en los asistentes, que era quizás el más variado público en un show de rock.

La repentina oscuridad total del lugar indicó que la atención ahora debía enfocarse en el escenario. Los telones se abrieron y la banda, dispuesta a los costados, tocó la primera canción de la noche: ‘Payaso’, parte del disco Superamor (2015), producido por Lisandro Aristimuño. Con chaqueta y falda de símil cuero, Fabiana Cantilo se presentó en escena en cuanto empezaron los versos, bailando por todo el espacio entre los músicos con el videoclip del tema en una pantalla circular que colgaba en el fondo. Siguieron ‘Meteoritos’ y ‘Una Tregua’, en la que la vocalista reafirmó con el coro enérgico de su público que “yo nací con una estrella y cuando canto, vuelve a brillar”.

Al finalizar, ante un problema técnico cuando la pantalla dejó de funcionar, Fabiana pidió a la audiencia invocar a los anti-mufas: “Por favor, Osvaldo Pugliese, John Lennon, Jesucristo… Bah, no, al pobre lo crucificaron”. Las carcajadas resonaron en todo el auditorio, mientras la gente gritaba más nombres de artistas que trajeran buena suerte, como Luis Alberto Spinetta. Cuando por fin volvió a proyectarse la imagen, anunció que el próximo track sería ‘Nunca Digas Nunca’, dedicada a un muchacho de rastas “al que perseguí allá por el año 2003”, contó, y que suele frecuentar sus shows, pero no lograba ver entre la gente en ese momento.

A continuación de esa carta de amor escrita para alguien que quizás estaba allí, la artista anunció a las primeras invitadas de la noche: Lula Bertoldi y Brenda Martin de Eruca Sativa. Junto a Cantilo interpretaron ‘Arcos’, luego de comentar que ella les demostró que existía lugar para las mujeres en el rock cuando empezaron sus carreras en la música.

Con inconvenientes en las visuales nuevamente, Fabiana se acercó al borde del escenario (mientras los técnicos solucionaban el percance) para charlar con un señor que le había preguntado a gritos dos canciones atrás si se acordaba de él. “Yo te vi en Misiones, me colé por el techo al show que diste con Fito Páez, pero no pude darte el poema que te escribí”, le comentó.  La cantante le sonrió y el hombre sacó de su bolsillo el poema que esperó más de una década para ser recitado, para sorpresa de todos los presentes, que lo aplaudieron y a la vez reían sin poder creer lo que estaba pasando. Sin embargo, el shock más grande llegó cuando, al darle un abrazo, el fan en cuestión le mordió el cachete. “Siempre es buena una mordedura a tiempo”, bromeó Cantilo mientras se paraba para volver al repertorio.

En medio de un setlist cargado de canciones de autoría propia, también incluyó covers como ‘Amazing’ de Aerosmith, del que comentó: “¿Saben de qué hablan estos muchachos? De la recuperación”. Asimismo, interpretó ‘Eiti Leda’ de Serú Girán y ‘Zona de Promesas’ de Soda Stereo, estas dos últimas en compañía de Claudia Puyó, a quien definió como la reina del blues.

Siguiendo con relatos de los estadíos de su vida, invitó al escenario para tocar ‘Ya Fue’ al músico y productor Fena Della Maggiora, que compartió con el público cómo fue que compusieron la canción, recordando juntos las tardes en su casa probando letras y melodías. “Anticipo que las partes de la letra que no se entienden, las escribió Fabiana”, dijo riéndose. Al igual que esta, también fue el co-autor de los temas que continuaron: ‘Estás Perdido’ y ‘La Arena Del Amor’.

Para tomarse un descanso de unos minutos, dejó a su audiencia con la ex participante del reality ‘La Voz Argentina’, Silvina Zanollo (y el guitarrista de su banda, Ulises Lescano), realizando una versión acústica de ‘Spending My Time’, del reconocido dúo sueco Roxette. En su regreso, Cantilo tocó dos canciones nuevas de su próximo álbum, Cuna de Piedra, que anticipó está en afinación 432 Hz (la afinación del corazón) y presentará el 11 de septiembre en The Roxy. Una la escribió para su gata Luna y la otra fue ‘Tiro De Gracia’, un single que se estrenó en plataformas digitales el día del show.

Tras recorrer temas de sus primeros discos, como ‘Tu Arma En El Sur’ y ‘Algo Mejor’, el último invitado del espectáculo fue el guitarrista Gabriel Carámbula. Tocaron juntos ‘Piojos Del Submundo’ y ‘Solo Dame Un Poco’, ambas incluidas en Fabi Cantilo y Los Perros Calientes (1988).

Los últimos dos covers de la noche llegaron antes del cierre del recital: ‘Balada Para Un Loco’ del maestro del tango Astor Piazzolla y el poeta Horacio Ferrer, con imágenes de un recorrido por las calles porteñas en blanco y negro, permitiendo imaginar que podríamos ver en cualquier instante a los dos locos del amor en ese video sin cortes; e ‘Inconsciente Colectivo’ de Charly García, para el cual regresaron al escenario las mujeres de Eruca Sativa.

Para el final, que fue en realidad un encore, porque ya se había despedido del público y se apagaron todas las luces en escena, Fabiana dejó la clásica ‘Mary Poppins y El Desollinador’, con la permanencia de Brenda Martin en el bajo y acompañada en la voz por Zanollo. El saludo final estuvo marcado por el abrazo de todos los músicos invitados y el recordatorio de Cantilo a su audiencia de que “solo el amor nos va a salvar”, confirmando una vez más por qué sigue siendo un exponente del rock nacional tras sus incesantes 30 años de carrera.