DESDE ONE DIRECTION: WHERE DO BROKEN HEARTS GO?

Pasaron años desde la despedida y lo que hoy hace cada miembro deja una sola conclusión... 

InjuryReserve_InjuryReserve.jpg

Pasaron años desde que One Direction le puso un punto final a su carrera, y hemos alcanzado la fecha en que ese interminable hiatus podría haberse transformado en algo palpable que tenía un fin, aunque en el 2018, la compañía responsable de sus giras cerraba definitivamente, dando por cerrada la etapa.

Made in the AM (2015) fue su último disco, uno sin Zayn Malik, quien había abandonado la banda ya en 2015, dedicándose a una carrera solista que quedó eclipsada por su relación con la supermodelo Gigi Hadid. En el 2018 presentó su segundo disco, Icarus Fall, el cual representó un atraso a lo que había sido su debut solista en Mind of Mine (2016): letras que parecen ser apenas borradores y una duración excesiva e injustificada son las bases para un álbum que termina siendo repetitivo y olvidable.

Si bien la boy band siempre se perfiló en un sonido pop comercial, es cierto que, a lo largo de sus álbumes, su estética sonora mostró una maduración que, una vez terminada la banda, se demostró mayoritariamente en las sonoridades que Harry Styles y Niall Horan persiguieron en sus carreras solistas.

La carrera más prolífica de los cuatro (cinco) quizá sea la de Styles, quien hace pocas semanas fue tapa de la revista Rolling Stone con motivo de los futuros trabajos en su carrera, una que comenzó con su álbum homónimo en 2017. Con un intento (quizá) demasiado evidente de imitar algo de los Rolling Stones —si bien su estética es elogiada, no existiría hoy sin Mick Jagger—, The Beatles o incluso Stevie Nicks, su disco tuvo en una buena recepción. Su apariencia, indudable calidez y amabilidad, sumadas a su extravagancia y silencio en cuanto a vida privada y escándalos, hicieron de Harry la figura más resaltable, y la que más seguidores cosechó.

Horan, por su parte, lanzó Flicker (2017), un LP que fue bien recibido y representa un estilo más instrumental y calmo, quizá reflejo de la propia personal del único miembro en la banda de origen irlandés.

Liam Payne y Louis Tomlinson se lanzaron hacia un lado más electrónico. Liam, hoy padre, con pequeños sencillos, pero sin un álbum solista en la mira. Louis, también padre, fue alcanzado por la tragedia en su vida personal con la muerte de su madre y su hermana Felicité, pero no así en lo musical: su carrera incluye colaboraciones con Bebe Rehxa y Steve Aoki, y un álbum solista que aún está por venir. ‘Kill My Mind’ es su último sencillo, estrenado el 9 de Septiembre, y un hint en su Twitter parece indicar que habrá otro más muy cerca.

Ninguno ha logrado el poder que One Direction supo tener en sus años de auge.

Si bien, en general, las carreras individuales de los cinco miembros pueden ser calificadas como buenas, o al menos estables, es cierto que ninguno ha logrado el poder que One Direction supo tener en sus años de auge. Quizá la dinámica de grupo, el mensaje y la capacidad de transformar la banda en el reflejo de una camaradería y alegría contagiosa en la pantalla han hecho de la banda un éxito que no se podrá replicar por separado.

Los años pasaron y las carreras de los miembros de la que fue una de las boy band de crecimiento más explosivo en los últimos años han ido por caminos diferentes. Sin embargo, para todos aquellos que pertenecieron a la familia One Direction, y sin despreciar las carreras que cada uno ha hecho por separado, continúa la pregunta: ‘Where Do Broken Hearts Go?’.