8 DISCOS IMPERDIBLES DE LO QUE VA DEL AÑO

Repasamos algunos lanzamientos del año; éxitos, debuts y joyas escondidas que va dejando el 2019.

Las interminables listas de mediados de año suelen recopilar (e intentan ordenar) lo más notorio que ha salido. Sin embargo, en esa emoción se pueden perder algunos discos que pasan por debajo del radar de varios periodistas, y son igual de dignos de admirar. Sea como sea, la industria musical global enfrenta un momento muy prolifero: mientras se adapta a los nuevos hábitos de consumo, nos deja grandes lanzamientos constantemente. Esta enumeración no es un top ni pretende señalar qué es «lo mejor»; simplemente tiene la intención de hacer notar lo que, en mi opinión, es una porción de la música que todos deberían escuchar este año. Sea de una banda conocida o no, de un artista de talla mundial o de conocimiento local, aquí están ocho discos imperdibles de lo que va del 2019. 

No Rules Clan - Pantone

El grupo colombiano regresa y, en su segundo disco, apuesta por un sonido que rinde tributo a las raíces del rap. En Pantone priman las barras, el boom bap (a pesar de tener algunos temas drumless) y la confrontación. A lo largo de sus 13 temas, el álbum muestra que lo clásico nunca pasa de moda. Si bien no hay un tema ni hilo conductor que prime, constantemente aparecen dos conceptos: rapear bien y por placer. En un contexto en el que el trap es el nuevo rock y varios artistas se vuelcan a él (abandonando el rap), un trabajo como Pantone es una luz salvadora. 

Tyler, The Creator - IGOR

Igor es el álbum que consagra a Tyler, The Creator como un artista completo. Todo el imaginario detrás del disco deja ver que no es solo un chico que puede rapear, sino alguien capaz de crear un concepto y plasmarlo en canciones excelentes. Lo anticipaba con Flowerboy (2017) y lo concretó este año.  El LP destaca en todos sus aspectos y denota una fijación por los detalles: la producción es más interesante que en sus antecesores, los hooks son más pegajosos y las letras más románticas. El resultado es una gran obra musical que muestra, una vez más, el lado más radio friendly del rapero. 

Helado Negro - This Is How You Smile

El nuevo proyecto de Roberto Lange (nacido en Estados Unidos, pero de padres ecuatorianos) es un nocturno y bellísimo disco que lo confronta con varios temas: desde su identidad hasta el abandono y la soledad. Sea con su tierna voz, que nos susurra al oído en ‘Imagining What To Do’, o con el espíritu groovero de ‘Seen My Aura’, las canciones de Lange tocan el corazón de una manera u otra. Las imágenes que aparecen constantemente en el álbum crean un ambiente muy nostálgico, pero encantador, el cual (acompañado por una música minimalista, pero efecitva) lo perfila para ser el mejor trabajo del año. 

Injury Reserve - Injury Reserve

Este disco es, en teoría, el álbum debut de los raperos de Arizona, a pesar de tener ya varios proyectos excelentes afuera desde el 2015. En este trabajo homónimo, Parker Corey experimenta con los beats más que nunca, pero las esencias de Stepa y Ritchie With a T logran mantener el estilo por el que se los caracteriza. Las barras son pesadas y honestas: en ‘Best Spot In The House’ escuchamos crudos lamentos por un ser querido que falleció, mientras que el feature de Freddie Gibbs en ‘Wax On’ tiene un gran verso del veterano, quien bendice el álbum. Por su parte, ‘Rap Song Tutorial’ muestra la extensión a la que quieren llevar su experimentación y que tan dispuestos a jugar están los miembros del grupo.  Para ser una obra que se aleja mucho de sus primeros trabajos, Injury Reserve funciona como una gran carta de presentación. 

Ona - Full Moon, Heavy Light

La banda de West Virginia (que le debe su nombre a un pueblo cercano a su ciudad) trae un disco de indie rock que se completa con ambientes coloridos, dulces paisajes y divertidos coros. El indudable hit ‘Summer Candy’ abre el LP,  planta una sonrisa en nuestros rostro desde el primer segundo y nos deja listos para el resto de la odisea. La calmada ‘Pennyroyal’ y la nostálgica ‘Quito’ son otros puntos altos de un álbum al que no le falla un tema, pero que pasó un poco desapercibido este año. La fácil escucha, las ingeniosas letras y los pegadizos riffs hacen del segundo trabajo de Ona una joya escondida del 2019.

Billie Eilish - When We All Fall Asleep, Where Do We Go?

Quizás la elección más obvia en toda la lista, pero el debut de Billie Eilish la catapultó  como una estrella pop capaz de recurrir a otros sonidos para crear hits de radio. Incluso su estética puede ser catalogada como poco apelable al público general, pero ahí es donde radica su encanto: entre todos los oscuros, potentes y pregnantes temas del disco, tenemos una pequeña chance de mirar dentro de la cabeza de esta niña, que todavía no tiene edad para tomar, pero sí para sacar uno de los LP con más personalidad de este primer semestre. 

James Blake - Assume Form

El músico y productor se abre un poco, tanto en sonido como en compañía, y nos trae un trabajo bien logrado, que encuentra en sus varios invitados luces que le dan color a lo que propone Blake como artista. Cada feature está tan bien trabajado que, entre todos, denotan un aire de «predestinación». Ya sea Rosalia dándole un aura mágica a ‘Barefoot In The Park’, Travis Scott cantando el coro sobre una base de trap en ‘Mile High’, o Andre 3000 fluyendo a su manera en ‘Where’s the catch?’, todos  logran entender la propuesta de Blake de modo digno de imitar por cualquiera que sea invitado a participar en un álbum. Los momentos del autor también son encantadores y, en conjunto, todo el trabajo es una hermosa obra de baladas nocturnas y ambientales que logran penetrar a quien escucha. 

El General Villamil - DAGA

En su segundo disco completo, la banda de Guayaquil, liderada por David Rojas, presenta nuevas ideas que logra ejecutar de manera brillante, y le aportan una nueva dimensión a su ya característico acercamiento al surf rock psicodélico. Las melodías están más trabajadas que nunca y crean coros que, apoyados en las guitarras y teclados mientras la batería lleva la marcha, generan tanto ganas de pogear como de cantarlas a pulmón. Momentos más calmados como ‘Con Vida’ o ‘Miramar’ también le permiten pasear por otros paisajes y respirar un poco. La impronta rockera pero laidback del grupo perfuma todos los temas, dejando apreciar ese tan notorio sonido que vienen trabajando desde sus inicios y mostrándose en uno de los mejores discos de la región de este año.