DANTE SPINETTA: “ESTE ES EL MOMENTO PARA VOLVER A LO QUE ME HACE BIEN”

DANTE 06.jpg

Previo a su presentación en Niceto Club, el cantante charló con SPE acerca de su historia y su diagnóstico sobre la nueva era musical.


Con 30 años de trayectoria, Dante Spinetta sigue pisando fuerte en la escena urbana, ya sea como solista o en la legendaria Illya Kuryaki and The Valderramas. Sin embargo, demostró con su último álbum de estudio, Puñal (2017), que su bagaje musical supera al género que distinguió su carrera, resaltando que la apertura es la nueva marca de estos tiempos.

SPE: Con IKV revolucionaron la música argentina y hoy se vive una nueva corriente en lo urbano con el trap. ¿Qué signos en común ves entre ambos períodos para que se gesten estos fenómenos?

Dante Spinetta: Teníamos 15 años cuando con Emma sacamos nuestro primer disco Fabrico Cuero (1991), y percibíamos que había una fuerza muy grande en lo urbano. Veíamos algunas cosas que explotaban en el exterior y presentíamos que eso iba a suceder acá, pero recuerdo que justo cuando lo lanzamos, alguien del mismo sello nos dijo: “Ustedes van a durar un año y medio, lo que dure la moda”. Nosotros nos cagamos de risa, pero era lo que mucha gente pensaba del género. Más adelante lo pensarían del reggaetón, y ahora sus exponentes acaban de derrocar a un gobernador en Puerto Rico. Para los que venimos hace tiempo en esto, el trap es una descendencia muy directa del hip hop; al tener un mismo origen, es natural que te guste. Sé que hay mucha gente rapera que no le cabe. Hay una idiosincrasia del mundo de ponerse agresivo ante lo nuevo, como cuando no entienden la naturaleza de un animal y le meten un tiro por si muerde. Con esta nueva generación de artistas, me encontré escuchando a Duki y pensando: “Wow, qué bueno esto”. Es muy groso que exista esta música y que se esté haciendo en el país.

“Cuando toco en vivo, dejo las voces de Duki y Neo Pistea en los temas porque me gusta escucharlos”

SPE: ¿Recordás algo de esa agresividad ante lo nuevo en tus inicios?

DS: La gente nos bardeaba en la calle. Yo andaba con una cadena y con las rayitas afeitadas acá [señalándose la cabeza] y me gritaban: “Puto, andá a hacer rock”. En los festivales, cuando tocábamos a veces nos tiraban cosas. Y eso que nos iba bien, éramos muy populares, pero acá estaba muy fuerte la movida del rock barrial, que nos odiaban. Nosotros salíamos al escenario con una orquesta y cantando ‘Expedición al Klama Hama’, re loco todo. Una vez en un show al aire libre nos tiraron una llave inglesa, que te la pegan y te morís. Era una mierda esa sensación. Yo lo viví, al igual que mi viejo, hoy lo viven los traperos y toda la gente que rompa con algo del establishment.

SPE: ¿Qué destacarías de esta nueva camada?

DS: En los ’90 en el rap estaban todos divididos, se peleaban entre sí a los tiros. Todo un delirio de violencia y separación que hizo que el movimiento no creciera. Ahora es diferente: estos pibes se empujan para arriba, colaboran entre ellos y se comparten los posteos, eso hizo que esta comunidad explote. Que aparezca un pibe como Neo Pistea y me diga que “esa canción que hiciste con las cuerdas la rompe toda” y me hable de ‘Soltar’, me dice que tiene otra apertura en lo que escucha, y mentalmente también. Es una generación a la que le gusta la música más allá del género, como a mí. Nunca me consideré 100% rapero. Prefiero ser yo, con la libertad de no tener ningún puesto en el gobierno del sonido.

SPE: Ahora que mencionás esa canción, a Puñal lo describiste como el álbum en el que te animaste a mostrarte vulnerable, hablando de experiencias personales. ¿En qué momento estás ahora para componer?

DS: Ahora estoy re latiendo, con una renovación de energía grosa. Después de Puñal, que lo hice muy atravesado por el desamor, necesitaba separar toda esa carga emocional. Cuando lo saqué, me decían que estaba loco o que “cuando no pegaba el rap, hiciste un disco de rap”, pero no me importó. Hay que hacer lo que uno tiene ganas. Tenía que volver a lo que me hace bien, a la calle, al sonido urbano. Lo hice en El Apagón (2007) y Pyramide (2010), y era el momento de continuarlo. Ahora se viene un single que se llama ‘Perdidos En El Paraíso’, el cual me re ceba porque es un balance entre todo esto nuevo y lo anterior. Estoy grabando, dándole forma a este nuevo álbum que va saliendo a pedazos y a otro más loco, del que solo voy a adelantar que va a tener mucha intensidad.

“Mis hijos están acostumbrados a verme en casa haciendo los beats o tocando la viola, porque mis viejos me criaron así también”

SPE: En tu nuevo material hubo colaboraciones con Duki y Neo Pistea. ¿Cómo nacieron esas canciones?

DS: Más allá de la amistad que forjamos con los dos, hay admiración y respeto mutuo. Para ‘No Sigas’ yo tenía el beat casi armado, entonces me filmé en el estudio cantando en vivo y se lo mandé a Neo diciéndole: “Subite acá”. A la semana vino a grabar. Para ‘Verano Hater’ le mandé un audio a Duki comentandole la idea y pasó lo mismo. Súper fluido todo, como tiene que ser. Cuando toco los temas en vivo dejo las voces de ellos porque me gusta escucharlos.

SPE: Además participaste también en la música de la película ‘4x4’. Contanos sobre eso.

DS: Cuando conocí a Mariano Cohn y a Gastón Duprat, los directores, estábamos en la entrega de los Premios Fénix en México, donde ellos presentaron El Ciudadano Ilustre y la rompieron. Me contaron que habían pensado en mí para una canción. “Mi nuevo disco salió hace diez días; escúchenlo a ver qué les parece porque capaz flashean otra cosa”, les comenté. Después me llamaron para decirme que Puñal era perfecto, me mostraron la historia y ya se habían imaginado en qué momento iba cada tema. Se habían dado manija. Hicimos canciones incidentales y una entera, la que se escucha en la radio, que resultó en algo sexual dentro del auto cuando el flaco está encerrado muriéndose [risas]. Yo tenía la pantalla con el timecode mientras tocaba, estaba buenísimo. Fue una re experiencia después verlo en el cine, porque en las últimas ediciones ya quería verla terminada.

SPE: ¿Qué se viene para la presentación en Niceto Club el 8 de agosto?

DS: A mí me encanta tocar ahí, es un lugar que tiene mística. Armé una banda que es una bestia. Estaba tocando en trío pero llamé a tres músicos más, así que somos el doble en escena y quizás haya algún artista invitado. La lista de temas va a pasar por muchos momentos, entre los cuales quizás algo de IKV puede haber. Estoy súper feliz con salir a tocar, seguir generando cosas, sentirme fresco y ser parte de una historia de amor, de creer en algo que capaz en un momento nadie creía.

SPE: ¿Seguís poniéndote nervioso antes de una fecha importante como esta?

DS: Siempre hay nervios y es mortal que te siga pasando. Si bien estoy más seguro, hay más oficio y sé caretearla mejor que antes, siguen ahí. Cuanto más íntimo sea el lugar, más vergüenza me da. En reuniones familiares no te toco un tema ni aunque me garpen. No me pasa frente a mis hijos, con ellos todo bien. Están acostumbrados a verme en casa haciendo beats o tocando la viola, porque me crié así también. Mi viejo hacía siempre las cosas delante nuestro.

* Dante Spinetta se presentará el 8 de agosto en Niceto Club y podés adquirir tus entradas acá.