PORQUE LLEVO EL ACENTO: TELESCOPIOS Y VALDES EN NICETO

La federalización del indie es una realidad. Córdoba es solo otra prueba de ello.

En abril del 2017, Usted Señálemelo, Perras On The Beach y Las Cosas Que Pasan tocaron en Niceto Club la semana después del Lollapalooza. La fecha, hoy recordada como «el desembarco mendocino», fue el punto de inflexión más reciente que tomó el indie nacional y sirvió de catapulta para inaugurar una etapa muy grande que, hoy en día, convoca miles de personas en redes, recitales y festivales. La federalización de la música independiente argentina es una realidad. Provincias como la mencionada Mendoza, Santa Fe, La Pampa y más tienen todas un circuito  más o menos instalado y proyectos saliendo constantemente. 

Si el 2017 fue el año del «manso indie», el 2019 puede ser el del indie cordobés. El año pasado varios discos de la provincia llegaron a las listas de lo mejor del año y algunos proyectos empezaron a llenar salas importantes en todo el país. Telescopios, Rayos Láser, Hipnótica y las mencionadas bandas son solo algunos de sus nombres más convocantes. 

 
 

En ese marco llegó la última edición del ciclo IndieFuertes, que tuvo como protagonistas a algunas de las caras más interesantes de la escena cordobesa: Telescopios y Valdes, con la apertura de Candelaria Zamar

La compositora  se encargó de amenizar la llegada de los asistentes. Ante una sala todavía por llenarse, y con nada más que su teclado y su voz, cantó temas minimalistas, serenos y acogedores. La cálida propuesta fue bien recibida por los pocos presentes, que se aglomeraron frente al escenario para verla. 

Después de una breve pausa, salió a escena Valdes. Al igual que con Cande, el escenario estaba casi desolado: guitarra y un synthe para Edu y micrófono en mano para Pancho. Con eso y nada más, los hermanos instalaron el ambiente groovero y bailable por el que se caracterizan sus shows. Al conjunto se lo conoce por poder generar una fiesta en cualquier lugar y con los recursos que tenga, y este fue claramente el caso. Los movimientos del cantante, los acordes de guitarra, los gritos de las fans enardecidas y las increíbles visuales se combinaban para transmitir la sensación de show completo, por más de que en escena soólo hubiera dos personas. Temas como ‘Gris’, ‘Bailar Sola’ y ‘Nada Más’ emocionaron al público hasta el descontrol, a pesar de la fuerte presencia de una pista complementaria que ocupaba gran parte de la música y a veces dejaba queriendo «más». De todas formas este detalle no fue crucial en el saldo final del show, que se disfrutó de principio a fin y consiguió que el dúo se fuera aplaudido por el público. 

La siguiente pausa fue un poco más larga, ya que se tenía que ensamblar todo el sonido de Telescopios, pero una vez en escena los muchachos no pararon. Doble de Riesgo (2018) fue el mejor disco argentino del año para este medio, y este show sirvió para que esa decisión se mantenga más firme que nunca.  El grupo dio el puntapié inicial con unas intros instrumentales que daban cuenta de su naturaleza psicodélica. Las visuales complementaban el flash. 

‘Las Prioridades’, con su impronta groovera y melodías cariñosas, desató inmediatamente la excitación de todos. Donde otros caen en los clichés del rock psicodélico post Lonerism (2012), Telescopios se destaca por no volverse repetitivo. La batería es una de las cosas más innovadoras que proponen, el bajo es pesado y muy «en la cara», mientras que las letras no solo llenan espacios o acompañan a la música, sino que tienen su propia personalidad y toques de sarcasmo. Telescopios no dudó en compartir tablas con sus coterráneos: a la tercera canción invitaron a Valdes para hacer un tema de cada proyecto, un momento de fraternidad pura que dejaba claro el tinte celebrativo de la noche. Más adelante se sumaron Cande Zamar y Tomás Ferrero para ‘Sabe Vevo’. Ese compañerismo, que era la premisa de la noche, se confirmaba en el escenario y se materializaba en música. Otro invitado, esta vez porteño pero no menos relevante, fue Goyo Degano de los Bandalos Chinos. El cantante acompañó a la banda en su más reciente lanzamiento, ‘Hyper Haters’, single en el que colabora en estudio. 

‘Tus Amigos de la CIA’, el hit con aires de reggaetón psicodélico, advertía que se acercaba el final. El coro del tema fue cantado con fuerza por todos, llevándolo casi al estatus de himno, mientras ese beat de la batería que coquetea con el dembow nos hacía bailar irremediablemente. Después, ‘Ciudad de Tampa’ terminó por coronar otra noche en Niceto en la que el foco se puso en la música de otra ciudad. Todo sea dicho: el periodista y curador del ciclo, Yumber Vera, tiene gran responsabilidad en todo lo que está pasando con respecto a la atención que se le viene dando a la música que no es de la capital. 

Córdoba tiene a Rodrigo (quien, hoy en día, ya es una leyenda de la música popular nacional), a un puñado de proyectos musicales nuevos que están dando mucho de qué hablar e incluso posee el festival de música independiente más grande e interesante que hay en Argentina. Como pasó con la provincia de Mendoza, es hora de que esas bandas aprovechen el foco que han conseguido para profesionalizarse, llegar a más audiencias y utilizar los nuevos recursos que aparezcan para seguir mejorando. Queda claro que talento hay de sobra, ahora que lo conocemos no lo perdamos de vista.