PROYECTO GÓMEZ CASA: UN VIAJE SIN PASAJE DE VUELTA

SPE acompañó a Rodrigo Gómez, líder del proyecto musical, en la última entrega casa por casa de entradas para su próximo show, tras hacerlo por cuatro años ininterrumpidamente.

PGC 02.jpg

El Citroën 3CV hoy no arrancó y Gómez no puede llamar a un mecánico porque es feriado. De todos modos, le echa un último vistazo a las cadenas en el volante —su seguro antirrobo— y al techo descapotable. “No puedo creer que lo hice por tanto tiempo y que el recorrido que me llevaba seis días como mínimo en el Citroën, ahora lo hice en tres en el otro”, cuenta. Este último trayecto, previo a la presentación de Luz (2019) en Niceto Club, lo hará en un auto más moderno cuyo motor no se ve afectado por la ola polar de Buenos Aires. No recuerda si fue idea suya o del productor Sebastián Carril, pero desde febrero del 2015 Proyecto Gómez Casa entrega las anticipadas de sus shows a domicilio, conociendo las casas y familias que luego asistirán a verlos.

SPE: De todas las formas de acercarse al público, ¿por qué eligieron esta?

Gómez: Hablando de cómo promocionar la presentación de Bicho (2015), no lo ideamos como una opción de delivery, sino como una experiencia más del hecho artístico. Lanzamos la convocatoria y en un día se agotaron las entradas. Fue un delirio, pero se trata de ponerse a disposición del otro. Que alguien pague la entrada para vernos es mágico, no lo normalizo. Se despertó, se puso lindo, se tomó un bondi y destinó una noche de su vida para ir al show. Mínimamente tengo que tomarme un rato yo para conocerlos.

Sostiene que esto achica la distancia con el público generada por inseguridad de los artistas, después comercializada por una industria que agranda su ego y les hace pensar que tienen cierto poder. “Yo no creo en la diferencia entre el artista y la persona, no se pueden seguir enmascarando tras eso para justificar lo que hacen”, sentencia al referirse a los abusos denunciados que, en consecuencia, trajeron muchos cambios en la escena musical, terminando de enterrar cosas que ya estaban muertas. “No puedo creer que haya músicos que todavía le canten a la teta o al culo, y por ahí tienen una hija de 14 años que los escucha decir eso que no cierra por ningún lado”, agrega.

La primera visita es en Palermo a Fernando y Elías, dos amigos que se reencontraron casi diez años después de terminar el secundario y ahora componen juntos. Mates de por medio, Fernando le cuenta que los conoció cuando tocaron en Ciudad Cultural Konex y le pide un consejo sobre cómo dar a conocer su material. Gómez le explica que el secreto está en contactar al productor idóneo que potencie lo que crearon. Nombra entre sus recomendados a Fernán Mareque, que trabaja en el proyecto desde los 17 años y a quien le propuso producir la canción ‘Hay Que Dormir Solo Lo Necesario’ con Ca7riel.

“El equipo de trabajo se mantuvo casi intacto en todos estos años y maduramos volviéndonos más sintéticos, profundizamos mucho más en una idea”

SPE: ¿Cómo se dieron las colaboraciones con Ca7riel y Sof Tot de Fémina para el último álbum?

G: Lo llamé a Cato y le conté de Fernán, que fue compañero de banco suyo en el colegio. Se copó, fue a casa y le mostré gran parte del material. Es el artista del momento y no tiene necesidad de hacer estas cosas, pero elige interactuar y aprender más. Me pidió que le enseñara a cantar en el idioma inventado, compartir con él generó un vínculo muy lindo. Lo quiero mucho. Hay que cuidarlo porque tenemos un artista del carajo y eso no pasa todo el tiempo, pero está bien rodeado y saber llevar todo esto que le está pasando. Por otro lado, con Sof hicimos ‘Entender La Luz’ y la conocí cuando nos convocaron para un show del MICA 2017. Cuando le propuse grabar juntos, aceptó y me dijo que nos juntáramos a la vuelta de sus vacaciones, que justo coincidían con la fecha agendada para sacar el track. A los diez minutos me llamó para contarme que corrió su viaje. Fue increíble. Fue con su marido y su beba, y cuando empezó a cantar le dije a mi hija Galaxia que subiera a escucharla, porque no sé cuántas veces en la vida se ve a alguien que maneje así su voz en vivo. Fue muy groso trabajar en esto con personas tan interesantes, como Lula Bertoldi de Eruca Sativa y HTML, y que conocieran de antes lo que hacíamos.

La segunda entrega es a Ezequiel, que vive en Tigre, pero se acercó hasta Colegiales para ver a Gómez. Le cuenta de su novia, del laburo y de los bondis que se toma para llegar al centro. Hay naturalidad en cómo ambos comparten detalles de su cotidianeidad, a veces interceptada por la mirada llena de admiración de Ezequiel. A fin de cuentas, en eso también se construye una amistad, ¿no?

PGC 09.jpg

Los próximos en la lista son Diego y Caro en Parque Chas, una pareja de músicos que estaba ensayando cuando llegó Gómez. Surge otra pregunta al invitado: ¿cómo se llega al éxito? “Con tiempo para aprender y haciendo las cosas con lo que se tiene, sea una guitarra que desafina, una compu que graba o tres personas con ideas”, explica reivindicando que la continuidad y la sinceridad artística son fundamentales. “Las metas deben ser producto de una estrategia que te permita ver en qué fallaste si no sale, y que te deje repetir el éxito si funciona”.

Entre sus inspiraciones, el compositor menciona a Björk, Miles Davis, Damon Albarn, Juana Molina —con quien le gustaría hacer una canción en el futuro—, el arquitecto Friedensreich Hundertwasser y a Marcelo Ortega, vestuarista de PGC a quien le confía el impacto visual y forma parte del «seleccionado», como define a la compañía: las bailarinas 808, los FLUXLIAN en iluminación, operadores y  colaboradores artísticos, coros, los músicos Pablo Bursztyn (sintetizadores y bajo), Matias Mielniczuk (noise y sintetizadores), Paula Peiseré (trombón), Andi Plú (saxo). “El equipo de trabajo se mantuvo casi intacto en todos estos años y maduramos volviéndonos más sintéticos, profundizamos mucho más en una idea”, cuenta mientras anticipa su llegada a los residentes de la siguiente locación por mensaje de texto.

Son las seis de la tarde y Javier lo espera en su departamento con su amigo Julián, músico de la banda experimental y performer Stofuetdo. Le pregunta cómo se están preparando para el show en Niceto Club y Gómez le contesta que están “ensayando para justificar que hayan salido de sus casas y les pase algo”. Aclara que “es como cuando uno se para frente a un cuadro de Van Gogh para ver si te genera algo, ¿si no, para qué vas a estar 20 minutos parado ante algo quieto? Al artista ya le pasa algo, ahora es su turno”, dice riéndose.

PGC 08.jpg

SPE: ¿Qué fue ese «algo» que generó en vos el arte de otro?

G: De chico pasé situaciones familiares muy complejas y hacer música me salvó, ayudándome a construir lo que necesitaba. No sé si puedo cambiar la realidad, pero mis acciones pueden darle la perspectiva a otro de ver que existe una forma de hacer cosas por uno. Yo soy una persona feliz, pero me rompí el culo para serlo. Fue muy difícil salir de un destrozo y también aceptar los días en que necesitaba estar oscuro. Si tu luz depende de otro, estás en problemas porque es necesario ese lugar para no matarse y no enloquecer, para estar en equilibrio.

En el bar La Trompeta de Villa Crespo, los integrantes de Escuadrón Plush Combativo lo esperan con una pinta de cerveza artesanal y lo escuchan como en una masterclass de la voz autorizada que Gómez logró consolidar en una década en PGC, fruto de la experiencia adquirida desde su primer trabajo profesional en la música a los 15 años. La noche continúa y a pocas cuadras del bar, Maru prepara en su casa una picada. Le regala un CD de su banda y charlan sobre el nuevo fenómeno japonés en internet, en el que la gente paga por ver a través de una transmisión en vivo a otra persona comiendo. Pero no estamos en Japón y aquí todavía se estila invitar a alguien a comer como excusa para verlo. En Parque Patricios, Fito, Nico y Emma cocinan con tres amigos más unas pizzas caseras para celebrar el fin de esta etapa en la carrera de PGC.

“Yo soy poco nostálgico, me gusta mirar hacia adelante y disfruto el momento, así que no necesito ir para atrás porque ya estuve ahí, ya pasó”, reflexiona sobre el fin del viaje, que no es tal porque están trabajando en un nuevo formato para continuar en contacto directo con sus espectadores. Gómez emprende el camino de vuelta a su casa. Sin embargo, vuelve sabiendo que encontrará un hogar en cada puerta que se abra. Si se pregunta alguna vez qué generó su obra en el otro, quizás esa sea la respuesta.

*Proyecto Gómez Casa se presentará el 9 de agosto en Niceto Club y podés adquirir tu entrada haciendo click acá.