YSY A EN NICETO: DEMOLER Y CONSTRUIR NO SIEMPRE SON ANTÓNIMOS

ysy a-4.jpg

Ysy A viene pisando fuerte desde hace algunos años en la escena del hip hop: el hoy rapero y empresario empezó como organizador de la que fue la competencia de freestyle de plaza más grande de la historia, El Quinto Escalón. Como todo, esa etapa llegó eventualmente a su fin, mas no el hambre de Alejo Nahuel Acosta por seguir construyendo un nombre para sí mismo. Junto a Duki y Neo Pistea formó Modo Diablo, el grupo de trap más innovador del país: los game changers. Varios singles número uno, un disco solista que le dio la consagración de artista completo y unas increíbles colaboraciones le permiten a Ysy llenar varias salas en el país a voluntad, como fue el caso del sábado 22 de junio en Niceto Club, la parada del Tour Demoledor en Buenos Aires. Una sala con entradas agotadas desde hace días lo vio consagrarse como uno de los nombres más importantes del hip hop latino en el momento.

La función, si bien ATP, no permitía el ingreso de menores de 16 años, lo que le dio un poco más de seriedad al ambiente. Después de todo, Ysy es el más hardcore de su crew y quizás el que suelta las barras más crudas: “Muchas putas quieren pipa pero nunca compran nada ¿Por qué? Loca, viniste a comer, tomar desayuno y tocársela al rey” rapea en ‘Quavo’, uno de los primeros hits de Modo Diablo.

El show arrancó violento, diciendo algo. ‘Salgo A Cazar’ empezó el pogo al minuto uno, en el cual se sumergieron tres cuartos de la sala durante el resto de la noche. Un poco agitado después del comienzo, Ysy habló al público por primera vez. Arengando sobre jugar de local esa noche, preguntó: “¿Cómo está mi ciudad natal?”, recibiendo los gritos de los fans de vuelta. 

Sus mejores amigos y socios no tardaron en aparecer: Neo y Duki pisaron el escenario más temprano que tarde. El primero llegó en ‘Enamorada Del Diablo’, tema en el que colabora en Antezana 247 (2018) y, como gasolina sobre fuego, duplicó la energía del público, que saltaba y coreaba completamente en trance. Un par de temas más adelante, Duki, Neo e Ysy arrancaron el show completo de MD. Si bien la entrada de Ysy en ‘Trap N Export’ no sació la manija que se le anticipaba, el verso de Duki fue uno de los mejores momentos de la noche. Cuando uno falla siempre tiene un amigo que lo ayude, y en el caso de Modo Diablo esto se traslada al escenario. Como grupo han alcanzado un estatus único, sin precedentes en el hip hop latinoamericano. Después,  todos los hits esperados del trío: el más reciente, el remix de ‘Vuelta A La Luna’, ‘Quavo’ su tema con más visitas, y una versión de ‘Tumbando el Club’ con Marcianos Crew

Mucho se habla del mensaje y la idea, pero otro punto a favor del rapero es que es precisamente eso: un pibe que rapea. Y lo hace muy bien, sobre distintas bases, de distintas formas y todas con su toque original. Así lo mostró en otros temas que hizo solo, como ‘Vamo A Darle’, sobre una base de house, o ‘Casi un G’, en la que los bpms del beat generan una adrenalina distinta, que no cualquiera logra dominar.

Para terminar, ‘Muevelo’, de vuelta con Marcianos, ‘Linaje’, y ‘Tamo Loco’ firmaron el sello de versatilidad y habilidad lírica y musical que Ysy demostró durante toda la noche. La gente coreó de principio a fin y no se dio descanso en ningún momento. 

“Este guachin con 13 años estaba organizando el quinto, hay pocos tan reales como él”, sentenció Duki cuando tuvo una oportunidad de decir algo. Alejo aporta a la cultura desde hace siete años: le dio al país la competencia de calle más icónica que ha tenido y tendrá, lo cual sirvió como plataforma para varios exponentes del trap hoy en día. Sumado a eso, es un artista que cuestiona y expande las fronteras de un género que él ayudó a consagrar, y se puede dar el lujo de jugar y romper un par de reglas. Pero sobre todo, Ysy A rapea bien, y esa quizás sea su mayor virtud y credencial. En Niceto dejó claras dos cosas: que sabe qué ha construido hasta ahora y que no tiene pensado parar.