HUEVO EN VORTERIX: TIEMBLA EL GATO

La pantalla del escenario proyecta un felino negro que se reproduce incesantemente mientras Huevo toca uno de sus temas más coreados por su público. El fondo es de color amarillo. Y no es que haya empatía con el partido que nos gobierna actualmente: es el color del alerta y, también, el que caracteriza a la banda protagonista. La yema de huevo está que arde, como todo Teatro Vorterix mientras canta en contra de Mauricio Macri. ‘Tiembla el gato’ no tiene muchas vueltas y apunta directo al hombre a cargo de nuestro país. “Gracias a todos por venir. Sabemos que la mano está durísima y así y todo se pudo llenar el lugar. Si no fuera por ustedes no estaríamos acá’, afirmó el atrevido Julián Baglietto, acompañado por Sebastián Lans (guitarra), Julián López Pisani (bajo) y Tomás Sainz (batería).

Huevo presentó oficialmente De ahora en más esta es mi cara (2019) en un recital para el recuerdo. Con lo difícil que es diferenciarse dentro del exigente y saturado ambiente actual del rock, la banda ha subido varios escalones de calidad con su arriesgada apuesta tanto desde lo artístico como desde lo estructural. Y si a eso le sumamos la variedad de estilos que incorporó en su nuevo disco, la ecuación cierra por todos lados.

Sin grupo soporte, con apenas siete años de vida (durante el show cantaron el feliz cumpleaños), y recurriendo a una sólida y perseverante movida en las redes sociales, lograron superar las expectativas de venta de entradas en un recinto que no es fácil de colmar, si de bandas under hablamos. Las Mil Diabluras (2014) y No todos eren como ti (2017) anteceden a la placa actual y revelan una evolución notable desde lo profesional.

La otra parte de la nueva cara de Huevo fue la de los invitados. El primero en subir fue Louta, quien cantó ‘Parece de Verdad’ y demostró por qué es uno de los jóvenes artistas del momento. Por su parte, Aldana Arguen reemplazó a Wayne Krantz, el único de los músicos que participaron en el último disco y no pudo asistir al recital. La joven hizo vibrar las cuerdas de su guitarra en ‘Ojotas con medias’ y, en la segunda mitad del set, fueron recibidos dos colegas contrapuestos en cuanto a estilos pero unidos por su edad y su talento intacto: WOS rapeó e hizo del freestyle su gran ancho de espadas en ‘Peluche’, mientras que la dulce voz de Julieta Rada (hija de la leyenda uruguaya, ‘el Negro’ Rada) deleitó a todes en ‘Lo que sos’.

Vorterix no es una novedad para Huevo: en 2017 presentaron allí el mencionado No todos eren como ti, fecha que también destacó por una alta concurrencia. 

El clímax de la noche del viernes se dio en ‘Saltar y esquivar’, tema que contó con un plantel de vientos perfectamente sincronizado. Por otra parte, en ‘Nos espera’, Julián se arrojó a la muchedumbre y permaneció allí durante toda la duración del anteúltimo tema del listado. Si bien la banda se despidió después de ello, todos sabían que los estaba esperando el pogo de ‘Un día en serrano’, canción con la que suelen cerrar sus recitales.

La nueva cara de Huevo consolidó esa cuota de rebeldía que empuja a esta nueva generación, que busca liderar desde el compromiso y las ideas propias. Muchas veces ninguneados, los jóvenes tienen más actitud e independencia emocional que sus antecesores y eso es una gran señal para unirse y no dejarse absorber por lo establecido. Si el rock no es protesta, ¿es rock?