THE 1975: LA MODERNIDAD (NO) NOS HA FALLADO

the 1975

El oscuro, frío y rebelde mundo que ostentaba canciones como ‘The City’ o ‘Robbers’ tardó en ser reemplazado por la fluorescencia y la irreverencia de uno que gritaba con histeria millenial posmoderna en ‘Love Me’ y mostraba una nostalgia pop en ‘Change of Heart’. Entre neones rosas y negros, nubes de humo y un popurrí de colores de cabello, The 1975 encontró otra forma de ver al mundo: A Brief Inquiry Into Online Relationships.

La banda de Manchester ha jugado siempre en un límite que danza constantemente con el «ser un poco demasiado». ¿Seducen con esa idea? Sí, sin duda, pero nunca la alcanzan. Se detienen donde deben, en el punto justo, sin por eso dejar de ser novedosos y conviviendo con sus propias hipocresías de una manera que solamente Matty Healy, líder y voz, sabe hacerlo: “Es un mito que la gente hace música para ser feliz”.

‘Give Yourself A Try’ fue el primer track que abrió la ventana a un mundo donde todo puede morir, excepto internet, porque internet nos ama, como demuestra ‘The Man Who Married a Robot’. Entre pianos dulces y una voz que casi podría ser extraída de OK Computer (1997), Siri lee un poema de amor cibernético que acaba tan monótono como comienza.

El disco se caracteriza por una excelente utilización del autotune de una manera poco usual en la industria musical: cada vez que aparece tiene una función estética que encaja perfectamente con el estilo millenial y moderno del trabajo, y no intenta corregir la voz de un Healy que cada vez se convierte un poco más en el poeta emblema de nuestra era y, al mismo tiempo, transforma a The 1975 en la que posiblemente sea la banda más representativa de los tiempos actuales. Coqueteando con el jazz, el gospel, el pop y en ciertos puntos con la música experimental, ABIIOR —como lo estiliza la banda— es tan agradable al oído como revolucionario musicalmente, algo que hasta su lanzamiento parecía imposible de hacer (al menos en el mainstream de la escena musical).

Al oído puede parecer no tan vívido y alegre como su anterior disco, pero sin duda es más amplio y tan moderno como clásico. Quizá la prueba de que el pop tiene mucho para ofrecer.

Al oído puede parecer no tan vívido y alegre como su anterior disco, pero sin duda es más amplio y tan moderno como clásico. Quizá la prueba de que el pop tiene mucho para ofrecer.

Lo más llamativo del disco es que Healy y compañía se las arreglaron para que la coherencia del mismo no se vea afectada en ningún momento, incluso teniendo canciones tan diferentes como ‘TOOTIMETOOTIMETOOTIME’, de un pop casi bailable, con muchos estribillos repetitivos y una letra que habla de una manera un poco graciosa de la infidelidad, y ‘Be My Mistake’, una balada acústica acompañada por una guitarra y un leve piano a la cual Healy describe como una canción “vulnerable que se centra en la juventud y en los errores que uno debe cometer antes de saber lo que realmente quiere” .

La sorpresa fue un ingrediente del lanzamiento: presentándose en sociedad con ‘Give Yourself a Try’, era quizá inesperado que apareciese un tinte de jazz en ‘Sincerity is Scary’ y que más tarde el álbum ostentara un track tan simple y complejo como ‘Mine’. La evolución que plantearon los singles fue un breve adelanto de lo que el álbum final es: un viaje variado de vibras que podría pecar de no tener una correcta cohesión sonora, pero logra salir airoso. Al oído puede parecer no tan vívido y alegre como su anterior disco, pero sin duda es más amplio y tan moderno como clásico. Quizá la prueba de que el pop tiene mucho para ofrecer.

Abriendo con un track autorreferencial ‘The 1975’, que perdura desde el primer álbum con cambios sonoros a tono con la integridad de cada uno, ABIIOR puede llegar a pecar de tener ciertos tracks «olvidables»: no hoy, no mañana, pero quizá pasado. Sin embargo, el balance está en tunes que quedan pegados en la mente de cualquier oyente: es claro que esos tracks olvidables son parte de un mensaje total que sí es inolvidable, crudo y emocional.

Algunos creen que este es el mejor disco de la banda hasta la fecha, otros que es el OK Computer del siglo XXI, y hasta hay quienes dicen que A Brief Inquiry Into Online Relationships define a The 1975 como la banda de la década. Solamente se necesita escucharlo un par de veces para constatar que todas estas acusaciones no sólo son totalmente ciertas, si no que se quedan cortas en la descripción de lo que puede llegar a ser la banda sonora de la modernidad en su completa esencia.

the 1975


Palabras por Belén De Corazones y Lautaro Lari | Fotos por Daniel Ghio