1915 PRESENTÓ LOS AÑOS FUTUROS EN VIVO

Un destello de luz virtual entre juegos, covers y mensajes de aliento

Luego de unos minutos de repetirse una cortina animada una voz en off de locutor radial anunció el inicio del show y la presencia de invitaciones especiales. Desde el estudio Buenas Notas, 1915 apareció en pantalla y cada quien en su casa empezó a disfrutar.

La banda compuesta por Cruz Hunkeler en guitarras y voz, Federico Penzotti en teclados y sintetizadores, Jeremías Alegre en batería y Alejo Freixas en bajo dio un show vía streaming para presentar su último disco Los Años Futuros. Los muchachos, a pesar de ser su primera presentación en directo, contaban con cierta práctica en la producción virtual. Ya habían hecho los Mil Nueve Lives, una serie de directos de YouTube en los que charlaban, invitaban a otres artistes y alentaban a sus fans a compartir sus covers; y habían subido a Spotify la playlist Mil Nueve Podcast, donde en ocho capítulos, uno por cada canción del disco, se encargaron de contarnos el background de la composición y brindarnos datitos de color. Con esa experiencia encima, la banda se encargó de generar un intercambio entre los oyentes y encararon la producción más como “un programa de tele” que como un streaming, como bien lo dijo Freixas. 

 

Matzorama fue el host de un juego de preguntas y respuestas que le dio un toque televisivo a la presentación

 

Así fue que al mejor estilo de banda invitada a un show televisivo, un cartel anunciaba los nombres de los temas y compartía constantemente un número de WhatsApp al que les fans se encargaron de mandar audios y videos para acompañar a la banda. Llegaron saludos de Goyo Decano, Fede Bareiro y Acus, entre otres, y mensajes desde todas partes del país arengándolos. ‘Merienda’, ‘Prisma’, ‘Invencible’ y ‘Canción de Bolsillo’ fueron los temas que abrieron la presentación, dándonos una muestra integral de las capacidades de 1915. Intercalando estrofas secas y concisas con estribillos abiertos y explotando con precisión el recurso de pegar las líneas de bajo y guitarra para que el sinte remate el cierre del compás, la banda arrancó con potencia su recital. Mientras que el circuito musical se vio y aún se ve muy afectado por la presente situación social, otra parte de la industria del entretenimiento resultó muy potenciada: así fue que cuando la banda preguntaba “¿Cómo están del otro lado?” el chiste que se les ocurrió fue “¿Están en Discord?”.

Un video de las Abuelas de Plaza de Mayo sirvió de introducción para ‘El Enemigo’, que fue seguido de ‘Olas’ en una versión más lenta y soulera que la original. Entonces empezó el momento más televisivo de la noche: el invitado especial Matzorama, por medio de una videollamada, se puso en el papel de host y guió a la banda a un juego en el que contaba chismes y cada integrante tenía que hacerse cargo. Nos dejaron un muy ameno y divertido momento que se valora positivamente al pensar la dinámica que el público necesita para estar casi dos horas sentado frente a la computadora. A este acto le siguieron ‘Paranoico’, en una versión acústica de Cruz con arreglos de una guitarra eléctrica que esa noche estaba a cargo de Mariano Cantarini, ‘No Les Creo’ y ‘Balsa’. Fue por estas latitudes del show en las que quien escribe se dio cuenta de lo disfrutable que la cuestión puede llegar a ser si une cuenta con buenos auriculares. 

El streaming iba llegando al final y apareció Feli Colina, la otra invitada de la noche que ya había trabajado en varias ocasiones con la banda, para cantar ‘Extranjero’ y una hermosa versión de ‘Adela en el Carrousel’. El tema de Charly García se presentó muy adecuado para versionar al estilo de 1915, manteniendo la caja de sonidos de la batería electrónica y dejándoles a Feli y a Cruz campo abierto para lucir sus dotes de cantantes. 

‘Sur’, ‘Llamando’ y ‘Los Años Futuros’ dejaron espacio para que aparezcan los solos que no habíamos escuchado aún. ‘Policía’ fue el tema que cerró la presentación, en el que  Cruz volvió a ofrecer una línea melódica algo diferente, coronando un recital en el que sin despegarse del todo de las voces que ha grabado se permitió hacer pequeños cambios que jugueteaban con lo sensual y le dieron un color especial a los temas. El hit tuvo su outro con una guitarra funky y una batería disquera que hubiera puesto a bailar a la gente en un vivo como lo conocíamos. También aparecieron solos de trompeta que estuvieron a cargo de Fermín Echeveste, y de teclados en las manos de Penzo.

Cualquier tipo de referencia al tiempo por venir en nuestra música parece estar viciada por la ineludible frase de los Redondos, esa sentencia de que el futuro ya llegó. Podríamos buscar una metáfora que explote la relación entre los años que vinieron con él y la situación en la que nos encontramos, pero creemos que el vaticinio de 1915 se interesa por otras cosas. “Sobreviviendo siempre, y resistiendo al frente. No están bien, no están mal, los años futuros”: No se pregunta dónde está, sino qué vamos a hacer con él.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *