AXEL FIKS: EXPLOSIÓN DE AMOR EN NICETO

Un show agridulce

La fila que esperaba para entrar a Niceto ese viernes por la tarde habría sorprendido a cualquiera que hubiese pasado por ahí: rodeaba la cuadra y llegaba hasta Avenida Córdoba. Quienes se encontraban frente a la puerta habían llegado al recinto varias horas antes. Estar lo más cerca posible de Axel Fiks y pasar una buena noche al ritmo de sus canciones era lo que todes estaban buscando. Su nombre viene resonando y apareciendo en nuestras playlists hace bastante tiempo, y con razón: sus canciones combinan lo más sincero y puro del amor con su componente más desgarrador. 

Luego de la presentación de Marki, vocalista de Terapia y encargado de abrir el show, Axel se subió a las tablas al ritmo de ‘Amante Moderno’, track que dio su nombre al último disco del músico. “Los amo un montón, no lo puedo creer. Es el día más felíz de mi puta vida”, manifestó al ver la magnitud del público; “lo único que espero es que se vayan felices de acá, así que vamos a hacer lo posible por tocar todo el repertorio”. Las declaraciones de amor no se hicieron esperar y todes parecían estar pasando un muy buen momento. A ese tema le siguieron ‘Vengan A Casa Hoy’ y ‘Goma’, también de su último trabajo discográfico. 

La buena onda de todes arriba del escenario era más que evidente

“Hoy, 3 de diciembre, están pasando tres cosas que me ponen muy feliz. La primera, una obviedad, es que estoy tocando acá con ustedes. La segunda, que mi vieja terminó su carrera”, compartió Axel al tiempo que su mamá, que se encontraba entre el público, saludaba y comenzaba una nueva ola de aplausos. “Tercero, y no por eso menos importante, es el cumpleaños de mi abuelo Juan. Él fue un tipo que siempre quiso que sus hijos vivieran del arte y hoy, en el cielo, está cumpliendo años mientras yo estoy dando el show más importante de mi vida. Este tema se lo dedicamos a él”, proclamó al tiempo que la banda iniciaba los primeros acordes de ‘Fotocopias’. 

El setlist incluyó un cover de ‘Sabor a Mí’ de Luis Miguel, así como varias colaboraciones. Marki volvió a subirse al escenario para una hermosa presentación de ‘Musikita del Cielo’, Indiana Cabrera se sumó en ‘Mili’, Fran Alducín (baterista de Nathy Peluso) en ‘Niño Amor’, Goyo Degano (de Bandalos Chinos) en ‘Chica Acuario’ y Malena Villa en ‘Ojos de MD’. La buena onda de todes era más que evidente, y parecía contagiarse a cada miembro del público. 

El resto de la banda cumplió un papel de esencial importancia durante la noche

“Si me tiro, ¿me agarran?”, preguntó el artista. Ante la obvia respuesta afirmativa confesó que ese era el sueño de su vida y que quizás durante la noche se animaba. El momento llegó en ‘Niño Amor’: Axel se dejó caer sobre las manos de su audiencia, quienes lo sostuvieron en el aire durante varios minutos. 

Sin embargo, el show tuvo su componente agridulce. El cantante interrumpió varias veces el concierto entre canción y canción para ir al baño, pedir puchos o jugar con una botella de plástico. Al principio no era un inconveniente y el público parecía estar pasando un buen rato. Pero en la segunda parte todo se volvió mucho más tedioso y los momentos meramente instrumentales aumentaban. El resto de la banda cumplió un papel de esencial importancia durante la noche. Kastiello, también guitarrista de Clara Cava, se puso el recital al hombro durante los momentos en los que Axel no estaba presente. Fue una situación rara y un poco triste. Es claro su talento como compositor e intérprete, pero verlo en estas condiciones en una de sus presentaciones más grandes supuso una decepción para algunes espectadores con los que SPE pudo charlar. El tipo de canciones que hace son aquellas que, interpretadas en vivo, generan algo muy lindo en la gente: el sentir que el afuera no importa, y que solamente existe el público y la música. Las constantes interrupciones provocaron que se pierda ese aura, lo cual es (en mi opinión) la base de cualquier show. 

En estas circunstancias podríamos preguntarnos qué hubiese pasado si una mujer, de igual trayectoria, hubiese hecho lo mismo que hizo Axel esa noche. Twitter hubiese amanecido con un montón de vídeos de la situación, la gente probablemente se hubiera enojado muchísimo y la artista días después se habría visto obligada a pedir perdón. Opinión personal, claro está. Pero no hay que ser un genio para darse cuenta que los estándares con los que se juzga a las artistas mujeres son mucho más altos que los de los hombres. A una mujer se le exige mucha más compostura y profesionalismo. Cuestiones básicas, que todes les artistas deberían mantener durante una presentación en vivo.

A pesar de todo fue un buen recital. Esto nos da la pauta de que, si aún con las interrupciones y el estado en el que estaba el cantante pudo brindarnos buenas versiones de sus temas, tiene la capacidad para romperla en otras circunstancias. Mención especial para la banda y todes les invitades, que fueron un componente importantísimo de la noche.

SHARE
SEGUINOS

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE